Las páginas que faltaban en el Registro Mercantil de las cuentas de Fiesta Hotels de los dos últimos años de repente han aparecido. Y en ellas se refleja que la sociedad patrimonial Promintur BV, con sede en Ámsterdam y participada por las diferentes ramas de la familia del exministro Abel Matutes, repartió en 2013 y 2014 otros 48 millones en dividendos que hasta ahora no se conocían. Con ello, se elevan hasta los 182 millones las cantidades percibidas en Holanda y con las que la familia Matutes se ahorra la fiscalidad española sobre dividendos. “Mi obligación como empresario es hacer lo mejor para mi empresa”, subraya Abel Matutes en declaraciones a SABEMOS . “Pagamos donde corresponde”.

El imperio de la familia Matutes es una gran maraña de decenas de empresas. Hoteles, navieras, constructoras, inmobiliarias, compañías de alimentación, distribuidoras de bebidas… Y la inmensa mayoría de las empresas del denominado Grupo de Empresas Matutes están controladas (en muchos casos de manera simultánea) por dos firmas que ejercen como sociedades holding: la compañía Residencial Marina –controlada por el exministro y excomisario europeo Abel Matutes y sus cuatro hijos- y Fiesta Hotels & Resorts –en la que participan los hermanos Matutes Juan y sus respectivas proles-.

Los Matutes han cobrado 182 millones en cinco años vía dividendos de su sociedad patrimonial holandesa Promintur BV

Otra sociedad tiene igualmente un papel primordial para el conglomerado familiar y sirve para que los negocios de los Matutes –o al menos una parte importante del dinero que generan- pasen por Holanda y así sortear el pago de impuestos en España. Según desveló SABEMOS, la sociedad patrimonial holandesa Promintur BV –controlada en un 63,15% por Fiesta Hotels & Resorts y en un 30,31% por Residencial Marina- había desembolsado en los últimos años al menos 134 millones de euros a ambas sociedades en concepto de dividendos que habrían tributado en Holanda y, con ello, los Matutes se habrían ahorrado el pago de impuestos por estos ingresos en España.

Pero ese cálculo estaba incompleto. Incompleto porque en las cuentas en posesión del Registro Mercantil de Ibiza faltaban las páginas en que se reflejaban la aportación a Fiesta Hotels de sus compañías participadas y las cuantías cobradas en concepto de dividendos. Sorprendentemente, a los informes de cuentas de Fiesta Hotels de 2013 y 2014 les faltaban las mismas páginas. Pero esas páginas, después de que SABEMOS publicara su información, han aparecido.

En declaraciones a SABEMOS, el propio Abel Matutes confirmó que los informes ya estaban completos y que había sido el propio Registro Mercantil de Ibiza el que había informado al grupo familiar de haber resuelto por iniciativa propia el problema. Según su relato, el propio exministro dio órdenes a un directivo de su grupo de que investigará sobre qué había sucedido con las hojas que faltaban, pero ese directivo le informó de que el Registro Mercantil ya les había comunicado la reposición de todas las páginas. “Nos dijeron [desde el Registro Mercantil] que ya estaba todo resuelto, que se habían extraviado y que ya estaba solucionado”, explica Matutes, que dice no saber las causas de por qué han faltado esas páginas durante años.

182 millones en dividendos ‘libres’ de impuestos

Y en esas páginas que no estaban, y que ahora ya están, se desvela que los Matutes habrían cobrado en esos dos años otros 47,7 millones de euros que hasta ahora no se conocían (o no podían conocerse por la documentación que estaba a disposición del público en el Registro Mercantil). Unos pagos que elevan hasta un total de 182 millones de euros los dividendos percibidos por los Matutes desde Holanda en los últimos cinco años.

Abel Matutes: “Mi obligación como empresario es hacer lo mejor para mi empresa. Se tiene el dinero allí [en Holanda] y se tributa allí. Luego se trae el dinero a España para hacer inversiones que generan riqueza y que hacen que paguemos impuestos aquí”

Los Matutes crearon la sociedad patrimonial Promintur BV en 1998, pero es en los últimos cinco años cuando ha incrementado su actividad como vía para canalizar el pago de dividendos millonarios aprovechando la más que atractiva fiscalidad de Países Bajos. En el último lustro, Promintur BV ha desembolsado a Residencial Marina (la firma controlada por Abel Matutes y sus hijos) en forma de dividendos 50,4 millones de euros. Y, por su parte, Fiesta Hotels & Resorts recibió 132 millones entre 2010 y 2014.

Según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, Residencial Marina ha percibido dividendos a través de Promintur por importe de 5,45 millones de euros en 2010; 14,5 millones en 2011; 7,5 millones en 2012; 13,5 millones en 2013; y 9,33 millones en 2014. Y Fiesta Hotels & Resorts se ha embolsado 11,37 millones en 2011; 48 millones en 2011; 25 millones en 2012; y, según se puede comprobar tras la restitución de las hojas que faltaban, fueron 28,12 millones en 2013 y otros 19,57 millones en 2014.

“Mi obligación como empresario es hacer lo mejor para mi empresa”, subraya Abel Matutes para justificar el uso de Holanda para hacer pasar parte de sus negocios. “Cada empresa del holding tributa allá donde tiene la sede. Se tiene el dinero allí [en Holanda] y se tributa allí. Y luego se trae el dinero a España para hacer nuevas inversiones, que generan riqueza y que hace que paguemos más impuestos aquí. Pagamos donde corresponde”, resume el exministro en declaraciones a SABEMOS.

Exención total en Holanda

¿Por qué los Matutes han elegido Holanda para repartir dividendos? El tipo de sociedad patrimonial que utilizan los Matutes, BV (Besloten Vennootschap, sociedad limitada en neerlandés), disfruta de una exención total de impuestos sobre dividendos y plusvalías sobre las acciones, y se beneficia de una nula carga tributaria sobre la repatriación de ganancias.

El tipo de sociedad patrimonial que usan los Matutes en Holanda disfruta de una exención total de impuestos sobre dividendos y sobre la repatriación de ganancias. Así que en Holanda no se paga impuestos, y en España tampoco cuando vuelve el dinero

En España, en cambio, el tipo de gravamen que se aplica al cobro de dividendos superiores a los 50.000 euros se ha situado en los últimos años en el 27% (aunque este año ha bajado al 24% y se reducirá al 23% en 2016).

Esto es, los Matutes tributan en Holanda por el pago de esos dividendos, aunque como la exención es total no pagan nada, y no tienen que pagar tampoco impuestos en España cuando transfieren el dinero a sus sociedades radicadas aquí gracias a los acuerdos que evitan la doble imposición entre países. Y así, no se pagan impuestos ni en Holanda ni en España por esos dividendos percibidos.