Sí, amigos. Ya estamos metidos en campaña. Y eso se nota en las farolas, en las marquesinas de los autobuses, en nuestros buzones y, cómo no, en las portadas de la prensa española.

Con todo, la semana arrancó con la trascendental Cumbre del Clima que tuvo lugar en París y de la que, principalmente, se ocuparon los rotativos europeos:


Ya metidos en harina, el debate a tres promovido por El País, y en el que permaneció desierto el atril que debería haber ocupado Mariano Rajoy, apareció no sólo en la portada del rotativo editado por PRISA sino también en la del económico Cinco Días, que también depende del mismo grupo editorial, claro.


El masaje de Bertín al presidente del Gobierno –perdón, la entrevista, quiero decir–, el conflicto bélico en Siria y la decisión del Tribunal Constitucional de dejar sin efecto la declaración independentista del Parlamento catalán también tuvieron su sitio en los escaparates de los quioscos, para regocijo de los amantes de los titulares graves y contundentes.

Pero ya les digo. El interés informativo de la semana ha girado en torno a la campaña electoral que arrancó el viernes y que, a buen seguro, nos brindará diversión para toda la semana que viene. Que Dios nos coja confesados.