Abengoa ha iniciado como parte de su plan de reestructuración un proceso de “ajustes continuados” que incluyen entre otros aspectos “la reducción de plantilla en sedes y el trasvase de equipos”.

Estas medidas, señalan fuentes que recoge Europa Press, se adoptan con el objetivo de “adaptar la operativa a los objetivos de eficiencia y cumplir con los objetivos de competitividad necesarios en la coyuntura actual”. “La compañía se esforzará para llevar a cabo estas ambiciosas medidas, que continuarán aplicándose hasta llegar al equilibrio óptimo para la sostenibilidad del negocio”.

En alusión a su actividad en Estados Unidos, la empresa asegura que todos los activos de Abengoa Yiled están operando con normalidad, entre ellos las plantas termosolares Solana (Arizona) y Mojave Solar (California), así como las instalaciones de bioenergía o los proyectos de ingeniería y construcción. “Solo en algún caso puntual se está analizando la viabilidad del mismo, tal y como se está haciendo en otras geografías, con el objetivo de garantizar su actividad”, indican desde la empresa.

En estos casos, Abengoa tiene previsto estudiar “todas las posibilidades”, entre las que también figuran “eventuales paradas de algún proyecto con vistas a retomar su funcionamiento una vez se garantice su continuidad de forma estable”.

La legislación laboral estadounidense, señala la empresa, se caracteriza por su flexibilidad, lo que permite “asegurar la protección de los trabajadores en todo momento”. “Abengoa cumple rigurosamente con la referida legislación”. En cuanto a los empleados de la compañía que hayan sido destinados Estados Unidos u otros países, la compañía “mantiene sus compromisos contractuales, ofreciendo todas las garantías para su traslado y retorno a su país de origen”.

El ministro Soria al habla

Por otra parte, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha asegurado que le parece “implanteable” que la dirección de Abengoa se haya repartido alrededor de 25 millones de euros en finiquitos teniendo en cuenta la situación en la que la han dejado, que le ha llevado a solicitar el preconcurso. En declaraciones a Onda Cero, Soria ha subrayado que Abengoa ha tenido en los últimos dos años “una política financiera profundamente desacertada”. “Han hecho muy buena ingeniería técnica, pero una ingeniería financiera desacertada”.

Soria ha afirmado que las acusaciones que quieren situar al Gobierno como responsable de la situación de la empresa por los cambios normativos en el sector de las energías renovables “carecen de fundamento”.

Así, señaló que Abengoa es una empresa que tiene más del 85% de su actividad fuera de España y que el grupo ha sufrido “un desplome” de lo que ha sido su valor, “cosa que no ha ocurrido con otras empresas energéticas”. “Yo creo que Abengoa es una empresa muy buena en ingeniería, pero desde el punto de vista financiero no han tenido una dirección acertada. Se han endeudado mucho. Eso es lo que ha llevado a esta situación”, dijo.