El barómetro del CIS sitúa a Mariano Rajoy (28,6%) muy por delante de Pedro Sánchez (20,8%) y Albert Rivera (19%) a quince días de las generales. Podemos se queda en el 15,7% sumándole el apoyo de las coaliciones donde se integra en Cataluña, Valencia y Galicia. El candidato naranja es el líder mejor valorado por los españoles.

Mariano Rajoy volverá a ganar las elecciones generales. El barómetro preelectoral del CIS, difundido hoy, dibuja un escenario de competencia electoral inédito en nuestro país, con tres partidos superando los 60 escaños y ninguno obteniendo más del 30% del voto, aunque con la formación en el gobierno claramente destacada en la primera plaza.

El Partido Popular sigue siendo el favorito de los españoles y un 28,6% lo votaría si hoy se celebrasen los comicios. Son casi 16 puntos menos que en 2011, para un total de 120-128 diputados, por los 186 de hace cuatro años. Respecto al último barómetro, realizado en octubre, Rajoy cede medio punto pero duplica su ventaja sobre los socialistas (de 3,8 a 7,8 puntos).

El PSOE sigue en segunda posición, aunque cae cinco puntos en un mes (20,8% y 77-89 escaños sacaría hoy, por el 25,3% de octubre) y tiene pegado a Ciudadanos (19%, 63-66 parlamentarios). La progresión del partido de Albert Rivera no se detiene y ya cuenta con casi el doble de apoyos que en julio, cuando el CIS estimó en un 11,1% su intención de voto.

Podemos, por su parte, continúa cayendo y ya ni siquiera alcanza el 10% de respaldo electoral. Su pobre 9,1% (23-25 escaños) es menos de un tercio del apoyo que tenía en enero, según el mismo centro, aunque hay que tener en cuenta que no se presenta en solitario en Cataluña, Valencia y Galicia. Sumándole el apoyo que en esas regiones obtienen las marcas en que se integra el partido morado, Pablo Iglesias alcanzaría el 15,7% de los votos y 45-49 escaños, todavía lejos del pódium.

La candidatura de Iglesias y Colau ganaría los comicios en Cataluña, donde CDC se mantiene por delante de ERC

También cae Izquierda Unida, que obtendría hoy el 3,6% de los votos y 3-4 actas parlamentarias. UPyD desaparecería del Congreso (0,7%) y Democracia i Llibertat, la marca de Convergència, se mantendría por encima de ERC en Cataluña por tres décimas, aunque en esa región se impondría En Comú-Podem (10-11 escaños, 3,2%), la candidatura impulsada por Iglesias, Ada Colau, ICV y EUiA. Unió no obtendría representación. 

Las alianzas de Podemos también parecen haber calado fuerte en Valencia y Galicia. En la primera región, el pacto con Compromís le valdría a Iglesias 7 diputados adicionales, aunque en un grupo parlamentario distinto al suyo. Lo mismo ocurriría con los 5-6 gallegos de En Marea. Esta última candidatura achica el espacio del BNG, cuya marca se quedaría fuera de la Cámara Baja.

Bildu gana al PNV

EH Bildu (1,2% y 6-7 escaños) quedaría por delante del PNV (1,1% y 5), con Geroa Bai fuera del Parlamento. Coalición Canaria se llevaría un escaño por Tenerife. El porcentaje de gente que no sabe o no contesta cuando le preguntán a quién votará sube hasta el 25,2% (hace un mes los indecisos eran el 22%).

BNG, Geroa Bai y Unió quedarían fuera del Parlamento

De reeditarse esos resultados el 20 de diciembre, el PP necesitaría el apoyo de Ciudadanos para sacar adelante la investidura de Rajoy. No le valdría con la abstención naranja, pues el más que probable voto negativo de PSOE, Podemos y los grupos asociados a este último partido sumarían más que los 128 diputados que los populares sacarán en el mejor de los casos.

El estudio se realizó del 27 de octubre al 16 de noviembre, en pleno desafío secesionista en Cataluña. Por primera vez, incluye a los candidatos de los partidos emergentes en la valoración de liderazgos, donde Albert Rivera alcanza el primer puesto con una nota de 4,98. Le sigue el presidenciable de IU, Alberto Garzón (4,62), con el socialista Pedro Sánchez en tercer lugar (4,59). Pablo Iglesias (3,87) y Mariano Rajoy (3,31) cierran la clasificación de los principales líderes políticos.