Arranca la vigésimoprimera Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, que se celebra en París bajo fuertes medidas de seguridad, y lo seguimos en directo vía Twitter.

La conciencia social sobre el impacto que tienen nuestras vidas en el planeta ha aumentado en los últimos años, como demuestra la manifestación multitudinaria que se ha celebrado en 175 países este fin de semana. El calentamiento global es una realidad y una amenaza seria provocada (o aumentada, hay distintas teorías al respecto) por los gases de efecto invernadero que emite la actividad industrial humana. La sociedad demanda más que nunca a sus dirigentes que tomen las medidas necesarias para frenar esta tendencia de consecuencias catastróficas para toda nuestra especie y millones de especies más.

 

 

 

 

Como respuesta, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que hoy empieza su vigésimoprimera edición, la #COP21: Durante once días se reúnen casi todos los jefes de estado del mundo, representantes de la Unión Europea, la ONU y empresas privadas de distintos sectores para buscar un acuerdo que frene el calentamiento global.

 

 

 

Esta cumbre se celebra en París bajo fuertes medidas de seguridad. Tres semanas después de los atentados en la capital francesa, la ceremonia inicial ha estado fuertemente marcada por este trágico suceso. El ministro peruano del Medio Ambiente y presidente del COP20, Manuel Pulgar Vidal, la ha inaugurado así: “El calentamiento climático y el terrorismo son las grandes amenazas del mundo actual” antes de dar el relevo al ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, que presidirá la COP21.

 

 

A pesar de la prohibición de manifestarse impuesta por el gobierno francés desde hace tres semanas como medida de seguridad tras los atentados, miles de parisinos quisieron unirse a la manifestación internacional para pedir a los gobiernos que se comprometan en su lucha con el cambio climático. Las fuerzas de seguridad disolvieron la concentración con gases lacrimógenos y 289 detenciones.

 

 

En esta primera jornada han intervenido el presidente francés, François Hollande, la Secretaria del convenio de la ONU del cambio climático Christiana Figueres, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki Moon y el Príncipe Carlos de Inglaterra, entre otros. Los tuiteros han podido seguir todas las intervenciones en directo, entre las que ha habido muchas aspiraciones y pocas soluciones. También han visto al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presumiendo de amistades.

 

 

 

 

 

 

De este COP21 nacerán las resoluciones “vinculantes” que sustituirán las del Protocolo de Kioto de 1997. Este incluía como objetivo principal la reducción y limitación de emisiones de gases de efecto invernadero para 37 países industrializados y para la Unión Europea, pero su eficacia es bastante cuestionable: En teoría, las emisiones de los seis gases de efecto invernadero incluidos bajo su control deberían reducirse en al menos un 5% hacia 2012 sobre la base de las emisiones que se registraban en 1990.

En la práctica, Estados Unidos y China, que son los principales responsables del calentamiento global (emiten casi el 45% de las emisiones de CO2), han aumentado sus emisiones durante estos años. China no estaba obligada por Kioto a reducir sus emisiones al ser considerado un país en vías de desarrollo y en estos años las ha multiplicado por cuatro, convirtiéndose en el principal emisor de gases de efecto invernadero. Estados Unidos, directamente, rehusó ratificar el protocolo, siendo el único país altamente industrializado en hacerlo.

 

 

Así que hoy no todos depositan la misma confianza en esta cumbre.