La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha manifestado que el sector proyecta que el número de pasajeros de vuelos comerciales llegue a 7.000 millones en 2034, el doble de los que se espera este año.

Según una proyección publicada, la tasa de crecimiento anual de pasajeros en 2034 será del 3,8 % y su número alcanzará los 7.000 millones, por debajo de los 7.400 millones que se habían vaticinado inicialmente. La IATA atribuye la rebaja de las previsiones a la evolución negativa de la economía global, en especial a la ralentización de la actividad económica en China. Aun así, y según esa entidad, el gigante asiático será el que más pasajeros aporte hasta 2034, con un total de 758 millones adicionales hasta llegar a los 1.196 millones.

Le seguirán Estados Unidos, con un aumento de 523 millones de pasajeros hasta los 1.156 millones; India sumará 275 millones hasta los 378; Indonesia, 132 millones hasta alcanzar 219 y Brasil aportará 104 millones hasta los 202.

La IATA cree que China superará a Estados Unidos en cuanto a tráfico de pasajeros en 2029, y es que sólo durante este año ya aumentó su flujo de pasajeros en un 12,5%.

India superará en 2026 al Reino Unido como tercer país que más pasajeros aporta. Este hecho separa a China e India del resto de los mayores países emergentes, ya que Rusia y Brasil están experimentando una tendencia diferente por la caída del precio del petróleo y la devaluación de sus divisas.

Las previsiones de la asociación también son muy positivas para Cuba e Irán, después de la mejora de las relaciones diplomáticas de ambos países con Estados Unidos. Para la IATA, Irán ofrece “más posibilidades” comerciales, ya que actualmente cuenta con un mercado de 12 millones pasajeros y se espera que aumente hasta 43,6 millones en 2034. Cuba cuenta apenas con 5 millones de viajeros, que se estima que llegarán a los 13 millones ese año.

En cuanto a las rutas más transitadas, las que se realizan desde la región de Asia-Pacífico serán las que más pasajeros reciban, hasta 2.900 millones en 2034, mientras que las rutas europeas serán las que menor crecimiento experimentarán, con 1.400 millones de pasajeros previstos. El sector espera que en los próximos 20 años su actividad económica aumente hasta los 6 billones de dólares, desde los 2,4 billones que reporta en la actualidad. Asimismo, estima que los 58 millones de empleos que genera aumentarán hasta los 105 millones.