El Ministerio de Industria ha planteado una rebaja de la parte regulada del recibo eléctrico a partir del 1 de enero de 2016, que permitirá abaratar la factura alrededor de un 2% respecto a la media de este año, según se desprende del borrador de orden de peajes eléctricos de 2016, al que ha tenido acceso Efe.

Industria ya rebajó la parte regulada el pasado verano, lo que abarató un 2,2% el recibo para la segunda mitad del año, de manera que la factura eléctrica media se reducirá en torno a un 1% en enero de 2016 respecto a diciembre de 2015, según cálculos del sector. La orden de peajes eléctricos establece los pagos a los que tendrán que hacer frente todos los consumidores para sufragar los costes regulados, como las redes de transporte y distribución.

En esta normativa, Industria propone mantener los precios de los peajes de acceso para 2015, aunque ajusta a la baja los pagos por capacidad -un concepto que se abona en la parte de energía del recibo-, “lo que tiene un impacto positivo tanto en la competitividad de la economía española como sobre el conjunto de la actividad económica”, según la memoria. Los pagos por capacidad previstos para 2016 se sitúan en 730 millones de euros, lo que supone un 41% menos que lo contabilizado para 2015.

La regulación eléctrica surgida de las reformas de esta legislatura no permite rebajar los peajes eléctricos mientras exista deuda pendiente -según los cálculos de industria, todavía quedan más de 22.000 millones derivados del déficit de tarifa por pagar-. Sin embargo, dado que los pagos por capacidad se incluyen en la parte de energía del recibo, a pesar de ser un coste regulado quedan exentos de esa limitación y sí pueden rebajarse. De hecho, Industria ya utilizó esta vía para bajar el recibo en verano, con una reducción de la parte regulada del 4%, lo que repercutió en un abaratamiento de la factura del 2,2%.

La factura eléctrica se compone fundamentalmente de tres componentes: El precio de la energía, que depende del mercado; la parte regulada, que fija el Gobierno, y los impuestos.

Industria prevé terminar el ejercicio con un superávit de 364 millones de euros y que los ingresos superen a los costes en 24,2 millones en 2016, un ejercicio en el que espera un aumento de la demanda eléctrica del 1% con respecto a 2015. Industria espera ingresar un total de 13.464 millones en concepto de peajes el próximo año, de ellos 10.111 millones en baja tensión -7.048 millones de los clientes en precio voluntario al pequeño consumidor (pvpc) y 3.063 millones de mercado libre- y el resto, de alta tensión. También ingresará 2.704 millones de los diversos impuestos a la generación eléctrica y 450 millones de las subastas de derechos de emisión de CO2.