El selectivo español nunca había tenido en su seno a una compañía que fuera a declararse en preconcurso de acreedores, una situación por la que se reconoce que existen dificultades para hacer frente a las deudas y, por tanto, para ser solvente. Abengoa ha anunciado que, tras la fallida entrada del grupo industrial Gestamp en su accionariado, va a presentar el preconcurso.

La multinacional sevillana acumula unos cuantos meses de inestabilidad, aunque todo parecía encauzado gracias al interés de Gestamp en reflotar la compañía. Una vez que la disposición del posible accionista se ha tornado en desencuentro, Abengoa se ha visto abocada a considerar el concurso de acreedores, que sería el mayor de la historia de España si se produjera.

Abengoa cuenta con una deuda bruta de 8.700 millones de euros, más que los 7.200 millones de la inmobiliaria Martinsa Fadesa, actualmente en liquidación. Además, tiene contraídas unas deudas con los proveedores de 5.000 millones, según Efe.

Así que todo pinta mal, aunque todavía no se puede hablar de hechos consumados, ya que Abengoa sólo ha anunciado que solicitará acogerse a esta situación “a la mayor brevedad”. Siempre cabe la posibilidad de que este movimiento sea un órdago para que los acreedores traguen con las condiciones de Gestamp, que quería que los bancos mantuvieran sus líneas de crédito a la firma; no obstante, el presidente de Gestamp, Francisco Riberas, ha tildado la retirada de “definitiva”.

La debacle financiera de Abengoa también contaría con otro récord, puesto que hasta la fecha ninguna empresa del Ibex 35, el índice bursátil con las compañías de mayor tamaño, se ha declarado en preconcurso, tal y como han confirmado a SABEMOS fuentes del operador de la bolsa, BME.

Sólo hay un precedente que se acerca algo, aunque para nada es similar: Fadesa sí estuvo en el Ibex pero salió cuando fue adquirida por Fernando Martín. La quiebra de Martinsa Fadesa se produjo pocos meses después de la operación.

Para evitar el impacto en la reputación del índice, el comité asesor del Ibex 35 ha adelantado que retirará a Abengoa del selectivo este viernes 27 de noviembre. Pero el daño ya está hecho.

Sustitutos

En el comunicado, el operador bursátil ha indicado que el selectivo español se quedará con 34 compañías hasta su próxima reunión ordinaria del 10 de diciembre, cuando se revisará la situación y se tomará una decisión sobre los candidatos a ocupar el lugar de Abengoa.

Lo cierto es que la empresa con sede en la capital hispalense no se encontraba en un rango especialmente relevante para el índice, que ha de reunir a los mejores valores: Abengoa contaba a cierre del mercado del martes con una capitalización bursátil -el precio de todas sus acciones juntas- de 781 millones de euros, la más baja de todas, superada por varias firmas de la bolsa ordinaria.

Así que a BME le toca fichar en el Mercado Continuo, la liga en la que juegan el resto de empresas.

Si se eliminan las compañías de otros países pero que también cotizan en España (Airbus, Bayer, Enel Green Power), las que mayor capitalización tienen en el continuo son Zardoya Otis (4.931 millones), la socimi Merlin Properties (3.657 millones), el grupo Catalana Occidente (3.500 millones) y Cellnex Telecom (3.661 millones).

Esta última, antigua filial de telecomunicaciones de Abertis, ya ha sido colocada en el disparadero hacia el selectivo español en otras ocasiones. Porque el Ibex 35 es así: a rey muerto, rey puesto.