Endesa destinará al pago de dividendos la totalidad del beneficio neto atribuido durante cinco años consecutivos, entre 2015 y 2019, según ha anunciado este lunes la compañía, que ha destacado que “se trata de una de las políticas de dividendos más atractivas del sector de las ‘utilities'”.

En concreto, según recoge la agencia Europa Press, el consejo de administración de Endesa ha aprobado su política de remuneración al accionista que establece, entre otros aspectos, que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir hasta 2019 será igual al 100% del beneficio neto atribuido (‘pay out’).

Así, para los ejercicios 2015 y 2016, el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo a ambos ejercicios será igual al 100% del resultado neto atribuible en caso de que dicho importe sea superior al que resultaría de aplicar el crecimiento mínimo del 5% respecto del dividendo ordinario repartido con cargo al ejercicio anterior. Para los tres siguientes años, 2017, 2018 y 2019, el dividendo ordinario será igual al 100% del beneficio ordinario neto atribuible.

El objetivo del consejo de administración es que el pago del dividendo ordinario se realice exclusivamente en efectivo mediante su abono en dos pagos (enero y julio) en la fecha concreta que se determine en cada caso y que será objeto de adecuada difusión.

El consejo de administración de Endesa ha establecido una estrategia económico-financiera que procura un nivel de generación de caja “significativo” que, por un lado, permite mantener los niveles de endeudamiento de la compañía y, por el otro, posibilita la maximización de la remuneración de los accionistas. De esta forma, además, se cumple el objetivo de asegurar la sostenibilidad del proyecto empresarial desarrollado por Endesa, según ha subrayado la compañía.

Por otro lado, Endesa ha revisado al alza su Plan Estratégico 2016-2019, con una previsión de lograr este año un resultado bruto de explotación (Ebitda) de aproximadamente 3.000 millones de euros y un resultado neto de 1.000 millones de euros, por encima de los objetivos marcados anteriormente.

Para 2016, la compañía estima alcanzar un Ebitda de 3.200 millones de euros, frente al objetivo anterior de 3.100 millones de euros, y un beneficio neto de 1.300 millones de euros, por encima de los 1.100 millones marcados anteriormente.