Exceltur, asociación formada por 25 de las más relevantes empresas de la industria turística española, ha publicado esta semana su último barómetro sobre la evolución de la rentabilidad y empleo de los principales 105 destinos turísticos y urbanos de nuestro país y los resultados no dejan de ser alentadores para el sector. El informe está referido al verano 2015 e incluye los meses de junio a septiembre.

Entre los principales resultados destaca el crecimiento, tanto en destinos vacacionales como urbanos, del ingreso por habitación (RevPAR), el cual se ha situado en una media de 75,4€ para los destinos vacacionales, lo que significa un 10,1% más que el año anterior. También en estos destinos hemos sido testigos de un incremento en el número de nuevos empleos creados, situándose a finales de septiembre en 10.155. Exceltur achaca estos buenos resultados a la recuperación de tarifas que se ha producido gracias a las diferentes situaciones de conflicto sociopolítico en los destinos competidores situados en el Mediterráneo Oriental.

Respecto a los destinos urbanos, los resultados destacan la tendencia a la recuperación que comenzó el pasado 2014 y un crecimiento en la rentabilidad del 9,7% situándose el RevPAR en 64,9€. En el caso de estos destinos, Exceltur propone como variables intervinientes el tirón del mercado español como destino de fin de semana, el buen comportamiento del viajero de negocios y el resurgimiento de la industria MICE; así, el empleo en los 53 destinos urbanos que recoge este barómetro ha crecido un 4,5%, o dicho en números comprensibles, 11.976 nuevos puestos de trabajo que durante el mismo periodo del año anterior.

Los factores que sustentan estos resultados son diferentes para ambos tipos de destinos; en el caso de los vacacionales se mencionan la capacidad de negociación que han tenido los establecimientos frente a los tour operadores, capacidad facilitada por la mencionada inestabilidad en los destinos competidores, así como las acciones de reposicionamiento llevadas a cabo por algunos de los establecimientos hoteleros de nuestra costa. Todo ello ha producido un incremento medio de las tarifas del 9,2% en los destinos de sol y playa. En el caso de los destinos urbanos, el factor más importante sería el aumento del 5,1% en la ocupación durante esta temporada de verano.

Los destinos vacacionales con mejores resultados serían los andaluces, debido en general a la mejora de precios y a un incremento moderado de la ocupación impulsado principalmente por un incremento en la demanda extranjera. Marbella con un RevPAR de 139,2€ y un 8,3% más de empleo que en 2014, sería la clara triunfadora, situándose en una honrosa segunda posición Estepona con crecimientos del 22,3% en el RevPAR y del 9,7% en el empleo. También en la península podemos mencionar algunos de los destinos de la Comunidad Valenciana por excelencia como son Gandía (Alicante), Peñíscola y Benicassim (ambos situados en la provincia de Castellón), mostrando los tres unas cifras envidiables.

En cuanto a nuestros archipiélagos, los destinos que destacan en este barómetro son Santanyí, Capdepera y Calviá en Mallorca; San Josep de sa Talaia, Sant Antoni de Portmany e Ibiza en la isla de Ibiza; Adeje y el Puerto de la Cruz en Tenerife; San Bartolomé de Tirajana en Gran Canaria; Tías y Teguise en Lanzarote y Pájara en Fuerteventura.

Pero no va a ser todo positivo y Exceltur analiza también los malos resultados obtenidos por destinos de la Costa Dorada como Salou con un -4,8% en RevPAR y -2,5% en empleo, Cambrils con un -6,3% en RevPAR y -1,8% en empleo o Vilaseca con un descenso del -4,9% en RevPAR y del -5,6% en empleo, atribuyendo estos malos efectos a factores como la fuerte caída de los perfiles de renta medios del mercado ruso y la devaluación del rublo.

En cuanto a los destinos urbanos más favorecidos por Tique, encontramos varias ciudades costeras en el podium, algo que no deja de tener lógica ya que a la hora de viajar en verano la combinación de oferta cultural urbana y playa es una de las elecciones más inteligentes, sobre todo si solo contamos con un fin de semana para disfrutar. Las ciudades que mejor se han comportado han sido Santa Cruz de Tenerife (+36,7% en RevPAR y +3,8% en empleo), Santander (+15,7% en RevPAR y +7,0% en empleo), Valencia (+13,5% en RevPAR y +8,1% en empleo), Barcelona (+10,0% en RevPAR y +4,4% en empleo), Palma de Mallorca (+7,1% en RevPAR y +0,8% en empleo) y Málaga (+6,7% en RevPAR y +7,4% en empleo).

Destaca también la recuperación de un destino como Madrid, que sin tener playa ha conseguido aumentos del 9,2% en RevPAR y del 5,1% en empleo, en un contexto de crecimiento del número de pasajeros llegado al aeropuerto Adolfo Suarez del 12,5%. Pero más sorprendente es el incremento de los resultados en ciudades de interior como Ávila (41,6% en RevPAR y 23,3% en empleo), que al igual que Salamanca (17% en RevPAR y 6,0% en empleo) y otras ciudades castellano leonesas, que se han visto beneficiadas de la celebración del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús; además de Pamplona (29,2% en RevPAR y 6,6% en empleo) y Cáceres (+28,7% en RevPAR y +10,5% en empleo).

Estos resultados nos hablan de recuperación del sector turístico, cosa que no está nada mal; sin embargo seguimos teniendo en nuestra columna de “debe” el gran problema de la estacionalidad de la demanda. A partir de octubre estos crecimientos van a empezar a menguar y gran parte de esos nuevos empleos creados, van a destruirse, sobre todo en los destinos costeros. La industria turística necesita promocionarse más allá de los meses de verano, que todos sabemos que suelen arrojar cifras positivas, necesitan posicionarse como destinos para todo el año diversificando su oferta de actividades culturales y de ocio, sin ceder toda la responsabilidad de dicho reposicionamiento a gestores públicos.

Bien está que nos felicitemos por los buenos resultados del verano, pero no olvidemos que, como dice George R.R. Martin, se acerca el invierno.