Bandas organizadas y ladrones profesionales causan una brecha de 1.675 millones de euros a las empresas de la gran distribución a causa del hurto comercial para su posterior reventa, según desvela el estudio ‘La Pérdida en la Gran Distribución en España 2015’, elaborado por AECOC y EY, que supone un 0,82% de sus ventas.

En concreto, el porcentaje de pérdida se mantiene prácticamente estable con respecto a los datos de 2013, aunque las pérdidas económicas aumentan debido al incremento de las ventas en el sector.

El informe muestra que se trata de productos que claramente no tienen como objetivo el autoconsumo sino la reventa en mercados paralelos, en este sentido, según el estudio de 2014, un 88% de las compañías considera que el principal motivo por el que se hurta es para revender los productos en mercados paralelos.

Asimismo, las compañías afirmaron que en un 81% de los casos, los robos son ejecutados por bandas organizadas o ladrones profesionales. En este sentido, los consumidores españoles consideran positivo que la tienda cuente con sistemas de seguridad, siendo los spiders y soportes, los dispositivos que conciben como más necesarios por su efectividad disuasoria.

El presidente de AECOC, Javier Campo, ha destacado que el problema que han tenido las compañías para frenar el hurto ha sido tradicionalmente la impunidad con la que actuaban bandas organizadas, un aspecto reformulado en el nuevo código penal, con agravantes específicos que ayudan a luchar contra este problema. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, que fue el encargado de inaugurar las jornadas ha asegurado que España está creciendo de media un 3,3%, lo que supone el triple que los demás países de la Unión Europea, que lo hacen entorno al 1%.

Catalá ha reconocido el esfuerzo de la ciudadanía en los últimos años para volver a generar crecimiento económico y empleo en España, donde actualmente se crean uno de cada dos puesto que se generan en la Europa del euro, según sus palabras. En su discurso, el titular de Justicia ha destacado la importancia de contar con una economía sana, segura y estable, para reducir la delincuencia relacionada con el hurto comercial.

Entre las reivindicaciones que se han modificado en el nuevo Código Penal, Catalá ha destacado la eliminación de la falta para recategorizarla como delito leve con una pena de multa de 1 a 3 meses de prisión y los agravantes sobre la multi reincidencia, la inutilización de dispositivos de seguridad y la pertenencia a banda organizada.