Derby Hotels Collection, la cadena hotelera propiedad del empresario Jordi Clos –presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona–, ha trasladado su sede social de Barcelona a Madrid, según ha informado este jueves la compañía a Europa Press.

Hasta ahora, la compañía tenía su domicilio social en la calle València de Barcelona, y la ha trasladado a la plaza de las Cortes de la capital española, donde se encuentra el hotel Villa Real, uno de los dos establecimientos que la cadena catalana tiene en Madrid, según publica ‘Economía Digital’.

Derby Hotels ha argumentado que este cambio en la sede responde a la estrategia empresarial y de crecimiento de la empresa en el resto de España y Europa, y no tiene nada que ver con el proceso independentista.

La compañía cuenta con una plantilla de unos 700 empleados, de los que unos 200 están en Madrid, lo que supone un volumen importante.   

Derby Hotels Collection cuenta con diez hoteles en Barcelona, dos en Madrid, uno en París y otro en Londres.

La mudanza implica que Derby Hotels pasará a tributar sus impuestos en la Comunidad de Madrid y se le aplicará la normativa local y regional.

REACCIÓN DEL GOBIERNO CATALÁN

El conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, ha afirmado en declaraciones a la prensa que es una decisión “de carácter personal, familiar”, y ha subrayado que la sede social de los diferentes hoteles que el grupo tiene en Cataluña seguirá en la comunidad y tributarán en Cataluña.

“Esta decisión obedece a legítimos intereses familiares, de su visión como empresario, quizá de cara a una fiscalidad más favorable o a un desarrollo de actividades que tienen más relación con el Gobierno español”, ha argumentado.