Un lujoso hotel de la capital de Mali ha sufrido esta mañana el ataque de un grupo armado que ha efectuado varios disparos y ha secuestrado a 170 rehenes.

Un grupo de yihadistas ha entrado esta mañana en el Hotel Radisson de Bamako y ha comenzado a disparar al grito de “Alá es grande”, informan fuentes de seguridad de Mali citadas por la agencia France Presse. Las autoridades locales ya han confirmado tres muertos y varios heridos. Además, los atacantes habrían secuestrado a 140 huéspedes y a 30 miembros del personal del hotel. La cadena de televisión Al Yazira ha identificado al grupo como Ansar al Din (“Simpatizantes de la religión”), un movimiento extremista que busca implementar la sharia (ley islámica) en Malí. No obstante, el ataque ha sido reinvidicado por un grupo yihadista afiliado a Al Qaeda, Al Mourabitoun.

 

 

 

 

Las autoridades han cortado la zona y las fuerzas de seguridad comienzan el asalto al hotel cerca del mediodía. Llegan noticias de algunos rehenes liberados pero aún se desconoce el alcance del asalto. Según fuentes gubernamentales citadas por las agencias internacionales de prensa, las fuerzas de seguridad han entrado en el hotel y han liberado a cerca de 20 personas, pero al menos tres de los rehenes han muerto.

La embajada de España en Malí no tiene constancia de que haya españoles afectados, según han informado fuentes de Asuntos Exteriores a Europa Press. La Embajada está en contacto con las autoridades locales para hacer un seguimiento de la situación y se han activado los servicios consulares de emergencia tanto en Madrid como en la embajada

 

 

 

El Radisson Blu Hotel Bamako es un hotel de lujo de 190 habitaciones del grupo hotelero estadounidense Rezidor. Es muy frecuentado por extranjeros y está ubicado en una zona en la que viven varios ministros y diplomáticos, informa el Daily Star. 

 

 

 

 

Contexto

En Mali hay desplegado un importante contingente de soldados franceses para luchar contra el yihadismo desde que a mediados de 2012 varios grupos radicales islámicos y terroristas se hicieran con el control de las tres provincias del norte de la excolonia francesa (Gao, Tumbuctu y Kidal). Fueron expulsados tras una intervención militar internacional (encabezada por Francia y apoyada por la Unión Europea y por la ONU) en 2013, pero estos grupos han continuado perpetrando ataques y atentados.

Francia y Europa tienen, además, intereses económicos en la región, donde operan compañías occidentales que necesitan cierta estabilidad en la zona para seguir extrayendo minerales. Malí destaca por sus reservas de cobre, litio, fosfatos, plomo, zinc, petróleo y oro, siendo Suiza y Emiratos Árabes los principales compradores del metal precioso. 

El grupo terrorista más activo en Mali y en el norte de África es Al Qaeda Magreb Islámico, principal sospechoso del ataque con rehenes de hoy. Nació en la también excolonia francesa Argelia en los años noventa y desde entonces dirige gran parte de sus ataques a miembros de la ONU y cooperantes internacionales.

 

 

 

 

 

Rajoy anunciaba horas antes del ataque al hotel de Bamako que el Ministerio de Defensa está trabajando en un plan para que España aporte más tropas a distintos países africanos, especialmente Malí y República Centroafricana (RCA), con el fin de “liberar al ejército francés y que puedan concentrar sus recursos en la guerra contra el Estado Islámico tras los atentados” de París, informa hoy El País. Rajoy aún no ha recibido la petición expresa del presidente francés, François Hollande, ni se lo ha comunicado a los líderes de los demás partidos políticos.