Al menos tres personas han muerto este viernes después de que un grupo de hombres armados yihadistas asaltase el Hotel Radisson Blu en el centro de la capital de Malí, Bamako, y tomara como rehenes a 170 personas.

Según fuentes gubernamentales citadas por las agencias internacionales de prensa, las fuerzas de seguridad han entrado en el hotel y han liberado a cerca de 20 personas, pero al menos tres de los rehenes han muerto. Entre los rehenes habría 140 clientes y 30 empleados, según ha informado la empresa propietaria del hotel.

Los asaltantes tomaron el edificio al grito de “Dios es grande” en árabe. La cadena de televisión Al Yazira ha identificado al grupo como Ansar al Din (“Simpatizantes de la religión”), un movimiento extremista que busca implementar la sharia (ley islámica) en Malí.

Según un corresponsal de la BBC en Malí, Abdourahmane Dia, el hotel se encuentra en una zona excusiva de la ciudad y es muy frecuente entre los extranjeros que viven y trabajan en Malí. El pasado mes de agosto, un grupo de supuestos islamistas armados mató a 13 personas, incluidos cinco trabajadores de la ONU, durante una toma de rehenes en un hotel en la ciudad de Sevare, en el centro del país.

La embajada de España en Malí no tiene constancia de que haya españoles afectados, según han informado fuentes de Asuntos Exteriores a Europa Press. La Embajada está en contacto con las autoridades locales para hacer un seguimiento de la situación y se han activado los servicios consulares de emergencia tanto en Madrid como en la embajada.