Tras hacer públicos en SABEMOS los detalles por los que están enfrentados Netflix y Movistar, después de que los clientes de ésta última hayan tenido problemas de conectividad, hemos recibido una serie de declaraciones por parte de Joris Evers, vicepresidente y responsable de comunicaciones para Europa, Oriente Próximo y África de Netflix. Pasamos a reproducirlo íntegro por su interés informativo.

netflix habla

“Estamos encantados con nuestro lanzamiento en España y el caluroso recibimiento que hemos tenido. Netflix está funcionando bien en España, especialmente en proveedores como Vodafone, Orange y Jazzatel. Somos conscientes de los problemas de calidad en la red de Movistar/Telefónica durante la hora punta por las noches. Esto implica que los abonados pueden no estar recibiendo la mejor calidad de imagen o teniendo tiempos de comienzo lentos.

Empezamos a hablar con los proveedores de Internet en España mucho tiempo antes de nuestro lanzamiento y les ofrecimos la posibilidad de conectarse a nuestra red sin costes para que les resultase fácil y eficiente ofrecer nuestro producto a sus clientes con una gran experiencia de usuario. El resto de proveedores escogieron hacerlo y Movistar no. Sólo podemos suponer sus motivaciones.

Ampliaremos nuestro Índice de Velocidad de los Proveedores de Servicios de Internet para incluir datos de España, Italia y Portugal el próximo 14 de diciembre. Es nuestra actualización mensual sobre qué proveedores ofrecen la mejor calidad de Netflix en hora punta.

Esperamos que Movistar tome la decisión correcta y ofrezca a sus clientes la experiencia de internet que promete. El vídeo a través de internet es la aplicación más popular en las redes de banda ancha y la razón por la que muchos consumidores contratan o mejoran sus conexiones a internet.

Movistar vende paquetes de alta velocidad pero no está ofreciendo la mejor experiencia a sus consumidores, especialmente no cuando tiene que ver con Netflix en hora punta, frente a la oferta de otros proveedores. 

Nuestra oferta a Movistar para conectar su red a la nuestra, como han hecho los demás, sigue en pie. Mientras tanto, mantenemos abiertas nuestras opciones. Animamos a los clientes que hayan experimentado malos resultados en Movistar a que hablen y expresen su descontento a Movistar y a los defensores de los consumidores locales. 

No creemos que pagar por la interconexión deba ser la norma, sino lo contrario. Pagamos a Verizon y a Comcast a regañadientes, un hecho que hicimos público y notorio. La experiencia de Netflix en sus redes se deterioró hasta un nivel inaceptable y no nos dieron más opciones que pagar para resolver el problema a corto plazo. Después, protestamos y combatimos contra Comcast, bloqueando su fusión con Time Warner Cable para convertirse en un proveedor de Internet aún más grande.  

También hemos conseguido implantar mejores leyes sobre neutralidad de la red en EEUU tras nuestra batalla con Comcast y Verizon. Defendemos la neutralidad de la red y creemos que los proveedores de internet no deberían involucrarse a la hora de elegir ganadores y perdedores en sus redes. Fue lo que hicieron Verizon y Comcast. Los consumidores pagan a sus proveedores para recibir acceso a Internet, y hacemos nuestra parte a la hora de trabajar con ellos para llevar el tráfico de Netflix tan cerca de sus redes como podemos, haciendo fácil ofrecer una gran experiencia. 

Tenemos nuestra propia red de distribución de contenidos (CDN) llamada Netflix Open Connect, diseñada para hacer llegar el vídeo de Netflix de la forma más optimizada. Tenemos un punto de presencia en Interxion en Madrid, y sabemos que la red de Telefónica/Movistar también está allí. Pueden simplemente conectar sus redes a la nuestra de forma sencilla. Se lo hemos ofrecido pero se niegan. Otros lo han hecho. ¿Por qué Telefónica no?

Para nosotros es un problema de principios: Internet debería ser abierto. Los proveedores a menudo venden a los consumidores acceso basado en velocidades y deben ofrecer esa conectividad a sus clientes. Ésa es su promesa. En lugar de eso, algunos proveedores eligen ser pagados por los proveedores de contenidos, y creemos que eso es peligroso y sienta un precedente por cómo los proveedores eligen qué servicios online ganan y cuáles pierden en base a quién paga. Es por lo que hemos luchado en EEUU y por lo que lucharemos en España”.

Dicho todo lo cual, parece que haya mucha diferencia con los argumentos que maneja Telefónica, ¿no es así?

En realidad, y por sorprendente que parezca, ambos tienen razón. Aquí van algunos razonamientos.

  1. Telefónica no discrimina específicamente a Netflix. Hemos consultado a expertos del sector mayorista de Internet relacionados con ambas empresas y todas las fuentes coinciden en señalar que lo que Telefónica pide, un acuerdo de peering de pago, es algo habitual para la operadora. “Hay operadoras que lo cobran, otras que no. En España, Telefónica sí lo hace, pero no es una práctica comercial contra Netflix. Es una práctica comercial. Si Telefónica se lo da gratis, habrá algunos de sus clientes que se sientan, con razón, discriminados. Otra cosa es discutir si es una práctica correcta o no, pero lo que está claro es que no van contra Neflix.
  1. ¿Cederá Movistar a la presión de Netflix? Estamos hablando de un operador que le plantó cara a Mediapro y no aceptó unas condiciones que consideraba injustas para no emitir la Champions. Y no perdió por ello tantos clientes como para volver con el rabo entre las piernas. Las quejas de Netflix son una batalla menor para ellos, como mucho. 
  1. Netflix hace todo lo que está en su mano para mejorar su conectividad entre los clientes de Movistar menos, parece ser, pagar a Movistar o invertir en una red europea de contenidos que les permita estar más cerca de sus clientes o reducir la latencia. “Ellos tienen su solución para dar mejor calidad, pero no pueden obligar a Telefónica a cambiar sus políticas comerciales, que además no son de ahora, son de hace tiempo”, explican las fuentes consultadas por SABEMOS. 
  1. Es muy posible que Movistar no se pliegue ante el nuevo servicio, asociado además con Vodafone, uno de sus principales clientes. Pero también es cierto que Netflix hace bien utilizando el descontento de sus clientes para hacer palanca. Sin embargo, no conviene confundir el escenario “dos empresas discuten por un aspecto oscuro de sus respectivas arquitecturas de red” con el de “Movistar censura a Netflix”, por más que el resultado sea el mismo. Lo primero es aburrido, pero cierto. Lo segundo no es cierto aunque, para uno de sus clientes, pueda parecerlo. Lo bueno es que en España,  a diferencia de EEUU, hay competencia en fibra y serán los clientes quienes tengan la última palabra.