El retraso del arranque del programa de turismo social se come 3,9 millones de ingresos previstos por el sector hotelero, hace que se pierdan 130.000 noches y afecta a unos 18.000 pensionistas que habrían viajado ya sin las impugnaciones.

El programa de viajes del Imserso está a punto de empezar. Pero con casi mes y medio de retraso. La batalla legal entre los dos grupos empresariales rivales que se disputaban la gestión del programa de turismo social ha hecho que los viajes no arranquen el 15 de octubre, como inicialmente estaba previsto, sino que lo hará la próxima semana, ya el 23 de noviembre.

La primera adjudicación del Gobierno entregó la gestión de todos los lotes del concurso a Mundosenior (la unión de Globalia y Barceló). Un recurso legal obligó al Ministerio de Sanidad a evaluar de nuevo las ofertas y acabó corrigiendo su primera decisión y repartiendo el concurso. El lote de Baleares y Canarias acabó en manos de Mundiplan (el grupo de Iberia, Alsa, Gowaii e IAG7), mientras que los lotes de las costas e interior peninsulares siguió en manos de Mundosenior. Globalia y Barceló paralizaron los viajes a las islas con un nuevo recurso, que ha acabado por desestimarse.

El resultado: casi un mes y medio de retraso en el inicio de los viajes. Y mucho más. Y es que el aplazamiento del arranque ha provocado que 90 hoteles no hayan podido esperar y hayan acabado echando el cierre durante la temporada de invierno, según las cifras que manea la patronal hotelera Cehat. Las zonas más afectadas por los cierres anticipados son Baleares, Cataluña y Costa del Sol.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) calcula que ese mes largo de retraso en el arranque del Imserso ha dejado unos 18.000 pensionistas afectados que habrían viajado ya a estas alturas y habría provocado la pérdida de hasta 130.000 pernoctaciones hasta ahora. No obstante, la asociación empresarial no descarta que al final de la temporada esas estancias perdidas puedan acabar siendo recuperadas por la prolongación del programa.

El presidente de la Cehat, Joan Molas, responsabilizó del lío con los viajes del Imserso este año a la “mala planificación por parte de los políticos”. Y es que, según Molas, el concurso público debería haberse lanzado ya a principios de año para evitar los efectos de eventuales impugnaciones por parte de los contrincantes. “Esperamos y deseamos que los Gobiernos tomen buena nota y los responsables políticos se encarguen de que esto no vuelva a ocurrir”, ha dicho el jefe de la patronal en rueda de prensa, informa Europa Press.