Tú también ves series y películas, y haces eso de ir a internet a buscar el nombre del actor del que siempre te suena la cara pero nunca recuerdas quien es, el título de la canción que suena de fondo y no te puedes quitar de la cabeza, y el lugar donde comprar esa chaqueta que tan bien le sienta al protagonista.

El resultado de esto se traduce en que por fin le pones nombre al actor, título a la canción y tienda a la chaqueta, al mismo tiempo que te pierdes la mitad de la película. Ante esto existen dos opciones: dar marcha atrás y volver a ver todo lo que te has perdido o descargarse Touchvie, una aplicación móvil con la que poder conocer información y datos curiosos sobre la serie o película que estamos viendo, así como de los actores, la música, los lugares o los objetos que aparecen en escena.

En SABEMOS hemos hablado con José Luis Flórez, CEO de Touchvie, para conocer mejor como funciona esta app que básicamente, según nos cuenta, cumple con la función de “convertir una película en algo interactivo de forma muy rápida”.

¿Cómo funciona Touchvie?

Si tu pusieras a una persona a ver una película en la que debe identificar los cambios de escena, los actores, la ropa, las curiosidades, las ubicaciones, los coches, las comidas, la música…, ésta tardaría alrededor de cinco semanas en ofrecer todos los datos.  Nosotros hacemos eso pero en unas pocas horas, gracias al trabajo de personas formadas con conocimientos en historia, arte, geografía, literatura, moda… que ayudan a poner etiquetas a los elementos que identifica nuestro sistema automático.

¿Cómo surge Touchvie?

Hay varias cosas que te llevan a pensar en esto. Por un lado te encuentras con que mientras que en casi todos los modelos de negocio el usuario está ganando cada vez más peso, en el caso del entretenimiento en televisión, y en concreto en el cine, lo que tenemos es tan solo un producto unidireccional. Por otro lado está el hecho de que me gusten mucho los videojuegos, y que con Touchvie se busque un poco entrar en la película, jugar con ella como si se tratase de una partida.

En vuestro catálogo contáis con más de 60 películas y series de la talla de House of Cards, True Detective y The Big Bang Theory. ¿Seguirán aumentando las películas y series disponibles?

Sí, cada semana se añaden nuevas películas. El objetivo que nos marcamos es acabar 2016 con en torno a 6.000 películas, un número equiparable a la oferta que tiene Netflix en Estados Unidos. Aunque también pensamos que si las películas están bien elegidas, como es el caso, realmente con estar por encima de unas 2.000 películas ya la sensación sería de gran cobertura. Sería difícil que hubiese una película, relativamente actual, que quisieras ver y que no estuviera en Touchvie.

¿Existe la posibilidad de que acabéis comercializando películas y series?

Es algo en lo que hemos pensado, pero ahora estamos centrados en otras cuestiones. Hoy en día existen muchas aplicaciones que te permiten interactuar con el contenido que ves en televisión, ya que cada cadena, e incluso también muchas series cuentan con una app propia. Esto quiere decir que si tu quisieras tener un nivel de interacción, que además sería más bajo que el de Touchvie, necesitarías instalar un montón de aplicación. Nosotros lo que ofrecemos en una experiencia que permite un nivel de interacción muy profundo, en cualquier dispositivo, para la película de cualquier productora y/o canal. Queremos ser la solución universal. Nos da igual que el contenido lo estés reproduciendo con Netflix, Wuaki, Yomvi, Movistar+… Ellos tienen los derechos, tienen que pagar por esos derechos y nosotros vamos a un modelo que es distinto: cubrimos cualquier tipo de plataforma, dispositivo y contenido.

José Luis Flórez, CEO de Touchvie

¿Cuál es vuestro objetivo?

Lo que da sentido a este modelo, a parte de la universalidad, es que Touchvie se convierta en tu aplicación de referencia cuando quieres ir más allá de lo que ves en pantalla. Nuestro objetivo es usuarios, usuarios y usuarios. Para conseguir usuarios necesitamos, en un principio, meter películas, películas y películas. Nosotros tenemos contenido,  tenemos comunidad y tenemos comercio. Todo esto crea valor, pero además tenemos una cuarta “C”, que es muy potente y que no la tienen otras grandes redes sociales ni plataformas, y que es el contexto. Así, cuando tú estás viendo una película te encuentras sumergido en una situación emocional que es distinta a la situación emocional habitual. Si estás viendo una película, tipo Diamantes de sangre, donde existe explotación, vas a estar mucho más sensibilizado para contribuir con una causa benéfica que si no lo estas. Estamos ante un producto que es muy potente.

Los usuarios pueden descargarse Touchvie para iOS y Android de forma totalmente gratuita, entonces, ¿cómo obtenéis ingresos?

Nosotros vamos por comisión en las ventas, pero no hemos diseñado esta forma de negocio para vender gafas y así obtener ingresos. Las ventas a través de la aplicación atienden a una funcionabilidad que el usuario necesita, pues si alguien que está viendo una película encuentra algo que le gusta pude comprarlo. Es una parte más de la experiencia. Sí, también es una vía de monetización, pero no la única, y por ello lo que estamos haciendo ahora es invertir nuestro esfuerzo en hacer que la aplicación sea muy útil para conseguir un número grande de usuarios y así conseguir una masa crítica suficientemente potente. A partir de ahí podremos probar con diferentes modelos de negocio, con diferentes alternativas.

¿Cuáles son vuestros planes de futuro?

En el primer trimestre del año que viene queremos estar en los EEUU, en los principales países europeos y en Latinoamérica. Queremos hacer un despliegue internacional fuerte.

¿Cómo conseguisteis poner en marcha Touchvie? ¿Cómo se financió la startup?

En la fase más previa comenzamos los fundadores, luego se unieron Friends, Fools and Family, gente cercana, ejecutivos de grandes internacionales y empresarios que confiaban en nosotros y que ya conocían proyectos anteriores que hemos hecho y que han ido bien. Así conseguimos una financiación de 4 millones de euros en esa fase de capital semilla, que es la que llevamos empleando desde el mes de enero para llevar a cabo los desarrollos tecnológicos. Desde luego es una financiación bastante anómala para lo que es el caso español.