Meliá Hotels International invertirá 19 millones de euros en la renovación del antiguo e histórico Tryp Ambassador de Madrid en un nuevo establecimiento cinco estrellas, que se comercializará como Gran Meliá Palacio de los Duques y abrirá sus puertas en 2016.

La cadena de la familia Escarrer, que cuenta con 23 establecimientos en la capital, está llevando a cabo un proyecto integral de reforma del edificio para reconvertirlo en un hotel de lujo, que será incluido en el selecto club ‘Leading Hotels of the World’.

En un comunicado, la compañía explicó que el proyecto de reconversión, que dirige el arquitecto Álvaro Sans, apuesta por desarrollar el concepto ‘urbam leisure resorts’, es decir, hoteles ubicados en destinos urbanos pero con un alto componente de ocio. “Madrid conserva un enorme potencial como destino urbano de referencia, no sólo para negocios, sino en aspectos que complementan la experiencia del viajero, como el patrimonio artístico o el arte, donde la ciudad no tiene competencia”, ha asegurado el vicepresidente y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.

El directivo mostró el firme compromiso de Meliá de ayudar a que Madrid “recupere su posición como uno de los destinos turísticos de preferencia a nivel internacional, contribuyendo a un producto hotelero único y de calidad excepcional, a reforzar su competitividad y la del destino”.

Oferta complementaria

De esta forma, busca contar con una oferta complementaria de alto valor para enriquecer la experiencia de sus clientes dentro del hotel, con espacios gastronómicos de autor, conceptos como bares ‘afterwork’ para atraer público local al establecimiento, así como instalaciones de ‘spa’ y bienestar.

El hotel, ubicado a 200 metros del Teatro Real, ocupa el espacio del mayor convento dominico del siglo XIII, que dio nombre a la calle, y a la antigua residencia de los diques de Granada de Ega y Villahermosa, coleccionistas de arte y miembros de la intelectualidad madrileña del siglo XIX. Su pasión por las pinturas de Velázquez –una de cuyas obras donaron al Museo del Prado– se deja sentir en todos los rincones del hotel, en la decoración de las habitaciones y espacios comunes, donde el arte es el eje central.

Meliá viene desarrollando un modelo híbrido en sus hoteles madrileños más emblemáticos, como son el ME Madrid y el Gran Meliá Fénix o los más recientes establecimientos Innside o los tradicionales Meliá Castilla y Meliá Princesa Madrid para atender la demanda tanto de viajeros de negocios como de ocio y optimizar así su rentabilidad.