Diez años, diez, lleva Celestino García como gran referente de Samsung en España. En 2005 es nombrado responsable de la floreciente división de móviles, y el año pasado fue nombrado vicepresidente corporativo. La compañía lleva una década liderando de forma autoritaria el mercado español de la televisión, y hoy venden uno de cada dos pantallas en nuestro país, y desde hace un lustro se subieron al trono de los móviles y no se han bajado ni un solo mes.

Durante todo este tiempo, el que suscribe le ha hecho varias entrevistas. En todas ellas se ha caracterizado por una gran simpatía y una enorme prudencia. Es casi imposible sacarle un titular agresivo, y nunca escucharás una mala palabra suya contra ninguno de sus competidores. Ni con la grabadora encendida ni con ella apagada. Lo sé, lo he intentado. Y las pocas veces que lo hace, es siempre sutil.

Si le dejas hablar sobre Samsung se pasará horas hablando de este conglomerado de 18 compañías que factura en total 300.000 millones de dólares y que compite en segmentos que van desde las lavadoras hasta la biotecnología. Pero dos palabras destacan en todo momento: tecnología y consumidor.

Empezamos preguntándole por el mundo de los televisores. Telefónica lanzará en breve unos televisores con marca propia, fabricados por la turca Vestel son complementarios con otras pantallas domésticas, lo cierto es que la compañía que dirige Luis Miguel Gilpérez tiene el plan de meter cientos de miles de televisores gratis entre sus abonados, diseñados sólo para ver su oferta de productos.

¿No supondrá una pérdida de ventas tener miles de televisores gratis en los hogares?

Movistar ha hecho una gran apuesta por la televisión, y son el segundo operador del mundo por penetración. Mantenemos con ellos unas relaciones excelentes. Lanzaron con nosotros el primer decodificador incorporado en un televisor hace año y medio, y se ha convertido en una referencia mundial. Con sus nuevos televisores sí es cierto que vamos a ver a un socio compitiendo con nosotros en una categoría tradicional nuestra, pero es una dinámica normal del mercado. Nos toca defender nuestras propuestas, pero hay hueco para los dos. Creo que Telefónica está interpretando muy bien el mercado, pero habrá que ver cuál es la aceptación por parte del consumidor. Creo que son estrategias y productos complementarios.

¿Han funcionado mejor los televisores en 3D, que parecen de retirada, o las pantallas curvas de ultra alta definición?

3D fue una tecnología que no llegó a donde pensábamos que iba a llegar, pero estamos muy contentos con la aceptación de la ultra alta definición con nanocristales y la evolución de diseño de la pantalla curva. Contribuye a que cualquiera que entre en el salón de tu casa se fije en ella. Es el wow factor, la capacidad de generar asombro. Que no se le escape al cuñado, porque el cuñado es uno de los grandes dinamizadores del consumo. Hay industrias en las que los aspectos racionales tienen un peso, y los emocionales otros. En tecnología, están equilibrados al 50%. Cuando compras un dispositivo como el Galaxy S6 Edge+ le estás diciendo a los demás que te gusta la tecnología y el diseño, y que eres una persona de tu época, aunque tu época sea el 18 de noviembre. Si en la antigua sede del BBVA en Castellana vamos a poner uno de los mayores anuncios que se han visto en España  tiene que ver con llevar a los productos a esa fase emocional.

¿Ha estado la gama S6 a la altura de lo esperado?

Por el momento me limitaré a decir que los datos son muy buenos en la familia S6 a todos los niveles. Tanto en España como en Europa y en el resto del mundo. Pero es que hemos hecho una inversión de 3.000 millones en nuestras fábricas. Somos la segunda empresa del mundo que más invierte en I+D y llevamos una década como número dos en el registro de patentes de Nueva York.

(Un dato curioso, por cierto: Samsung invirtió en 2014 más de 13.700 millones de dólares en concepto de I+D. Prácticamente lo mismo que la suma de todas las inversiones, públicas y privadas, realizadas en España en el mismo periodo)

Podríamos dejar que terceros fabricantes hiciesen nuestros productos y encargarnos sólo del diseño o del márketing –y sí, esta es la forma en la que Celestino García mete pullas a Apple: suavemente–, pero nosotros preferimos dominar las competencias de base: el vídeo, el procesamiento, las baterías… La responsabilidad del número uno es pasar a diario una reválida, y no sólo ante los accionistas, sino también ante la administración, la prensa o nuestros 345.000 trabajadores. Es un acto de buen gobierno.

A pesar de todas las nuevas marcas que inundan el mercado ¿hay sitio para crecer?

El consumidor español está ávido de tecnología y de marcas, a pesar de sus restricciones presupuestarias. En 2015 crecimos en España en cuota de mercado por facturación. Sí nos ha penalizado el declive del euro, porque las industrias tecnológicas funcionan en dólares, pero hemos hecho un esfuerzo para no trasladar ese cambio al consumidor, y hay ejemplos de lo contrario –apunte aquí el lector otra sutil colleja a la competencia–.

¿Se ha perdido la gama Note para el mercado europeo? ¿Justo ahora que Apple apuesta por los lápices táctiles?

En 2012 Samsung marcó la diferencia con la gama Note, un producto con gran pantalla y un innovador lápiz digital. En Europa funcionó muy bien y en España, incluso aún mejor. Es cierto que tenemos el compromiso de impulsar al máximo la gama S6, pero déjame decir que Samsung no va a dar la espalda a lo que piden los consumidores, y hasta ahí puedo hablar.

¿Se venden realmente relojes inteligentes en España?

Tenemos ya una experiencia de dos años y medio y acabamos de lanzar nuestro séptimo producto en este ámbito. Tenemos una experiencia que nos ha servido mucho y que otros no tienen –y aquí va el tercer recado para Apple–.  España ha sido un buen mercado para Samsung en wearables, hasta el punto de que somos el tercer mercado por penetración, cuando nos correspondería la quinta plaza. La próxima semana empezamos, de forma masiva, la campaña del Gear S2, y lo hacemos con el apoyo de más de 2.000 desarrolladores locales. Dos datos curiosos: las pantallas personalizadas que crearon diseñadores españores por la Madrid Fashion Week han tenido miles de descargas desde EEUU, y el 10% de todas las aplicaciones mundiales para la gama han salido de España. Creemos que tendrá aún más atractivo porque en esta ocasión será compatible con todos los terminales Android a partir de la versión 4.0.

Desde que te conozco no te he escuchado quejarte abiertamente de nadie o de nada. Otros directivos no pierden ocasión de protestar o de lamentar injusticias en su contra.

Por una parte, no me gustan los quejicas y no quiero ser uno. Tampoco creo que se pueda hablar de injusticias en el mundo de los negocios. Y, en todo caso, dan igual. La tecnología no pide permiso. Si un cambio tecnológico afecta a tu negocio de manera negativa tienes que adaptarte lo antes posible. En Samsung se valora mucho ser prácticos. Los importante no es no equivocarse. Cualquiera puede equivocarse. Lo que importa es que, si metes la pata, la saques lo antes posible. Esta industria no penaliza los fallos. Penaliza que no los subsanes.