La aerolínea del grupo Globalia aprovechará la estructura de la recién adquirida Aeronova para impulsar una filial con la que explotar los vuelos nacionales y europeos. La compañía recuperará la marca Air Europa Express que cerró en 2001 tras los atentados del 11-S.

“Iberia ha sido enemiga mía desde el principio”. Lo decía, o lo recordaba, hace unas semanas Juan José Hidalgo, presidente del grupo turístico Globalia y de la aerolínea Air Europa. Entonces Hidalgo mencionaba su eterno conflicto con la antigua compañía de bandera a cuenta de una pugna nueva, la que les enfrenta por la gestión del megacontrato de gestión de los viajes del Imserso, en el que ha habido cruce de recursos, demandas, y todo tipo de acusaciones.

Pero archienemiga o no, Air Europa pretende ahora seguir los pasos de Iberia y creará una filial de bajo coste para que opere sus vuelos nacionales y europeos. Y si hace tres años y medio Iberia lanzaba la nueva compañía Iberia Express, ahora Air Europa pretende empezar a operar, sí, con la enseña Air Europa Express. La aerolínea de Globalia ya utilizó esa marca entre 1996 y 2001, cuando decidió cerrarla en plena crisis del sector aéreo global tras los atentados del 11-S. Pero entonces aquella aerolínea se encargaba de operar vuelos regionales (algo más parecido a lo que hace la franquiciada Air Nostrum para Iberia), y ahora Air Europa Express se encargará de operar los vuelos domésticos y europeos de la compañía.

Globalia no creará desde cero la nueva filial, sino que aprovechará la estructura de la aerolínea recién adquirida Aeronova como base de lanzamiento. El grupo cerró hace apenas una semana la compra de la valenciana Aeronova, una pequeña aerolínea de transporte de pasajeros y de mercancías que operaba servicios de aerotaxi y chárter con Europa y norte de África. Y serán los activos de esa compañía, tangibles (sus aviones) e intangibles (su certificado de operador aéreo), los que sirvan como primera piedra de la nueva Air Europa Express.

Igual que hiciera Iberia con su filial de bajo coste, los planes de Globalia pasan por crear una compañía independiente que le sirva para articular un nueva plantilla con condiciones laborales diferenciadas a las de la aerolínea ya operativa. Condicones laborales diferenciadas, sí, y con costes laborales menores, se entiende. La creación de Iberia Express provocó una oleada de huelgas por parte de la plantilla de la matriz. Y los sikndicatos de Air Europa no ocultan sus recelos hacia la iniciativa de la dirección de su compañía, y no es descartable que se abra un conflicto laboral a partir de ahora en la aerolínea de Globalia.

No obstante, mientras que Iberia es propietaria única de su filial Express, la intención de Juan José Hidalgo es que Air Europa Express no sea filial de Air Europa, sino que lo sea directamente de Globalia. Los planes de transformar Aeronova en esa nueva Air Europa Express han sido confirmados a los sindicatos de pilotos y de tripulantes de cabina de Air Europa por Álvaro Middelmann, asesor del presidente Globalia, en varias reuniones.

La nueva Air Europa Express, que podría estar ya plenamente en funcionamiento con la nueva marca en el segundo trimestre de 2016, iniciará sus operaciones con los cuatro aviones con que contaba Aeronova (un aparato del modelo ATR 42 y tres Metroliner), a los que se irán incorporando los once aviones del modelo Embraer 195 que opera Air Europa.

La nueva compañía hermana de Air Europa dispondría inicialmente de dos bases de operaciones, en Madrid y en Palma de Mallorca, para iniciar sus vuelos nacionales y continentales. Express explotaría los vuelos de corto y medio radio, mientras que la actual Air Europa se centraría en las operaciones de largo recorrido. El modelo sería pues similar al que han venido explotando desde 2012 Iberia e Iberia Express, con la filial de bajo coste exploando rutas de corto y medio radio y alimentando de pasajeros las conexiones de largo recorrido de la matriz.