La ‘low cost’ noruega, que ya opera rutas intercontinentales con Estados Unidos, se dispone ahora a lanzar vuelos de largo radio a Asia, Latinoamérica y Sudáfrica desde Londres tras obtener la licencia como operador aéreo británico.

Norwegian presume siempre que puede de ser la tercera mayor aerolínea de bajo coste de Europa (por detrás, claro, de Ryanair e eaNorsyJet). La compañía opera vuelos punto a punto por media Europa, como sus dos rivales ‘low cost’, y en España ya se atreve incluso con los vuelos domésticos, también como ya hacen sus directos competidores. Pero Norwegian tiene también un plan para tener un papel protagonista en vuelos intercontinentales. Y lo tiene para aplicarlo ya (no como Ryanair, que lo ha anunciado varias veces en los últimos años y… nada).

Norwegian acaba de obtener de las autoridades de Reino Unido el certificado como operador aéreo británico. Norwegian seguirá siendo noruega, sí, pero desde ahora tiene una filial oficial y enteramente británica. Su nombre, Norwegian UK, no llama a engaño. Y es a través de esta nueva filial, con sede en el aeropuerto de Londres-Gatwick, que la aerolínea pretende lanzar nuevas rutas de largo recorrido hacia Asia, Latinoamérica y también Sudáfrica.

La compañía ya ofrece vuelos desde Reino Unido con Estados Unidos, y lo hace con su licencia de aerolínea noruega, que le permite acceder a todos los beneficios del Acuerdo de Cielos Abiertos entre EEUU y la Unión Europea (en el que Noruega también participa). Pero ahora, con su nueva condición de compañía con certificado de operaciones británico, Norwegian también podrá beneficiarse de los acuerdos bilaterales que Reino Unido mantiene con países asiáticos, latinoamericanos y africanos. Los planes del grupo pasan por iniciar las operaciones con la nueva licencia de Norwegian UK en el primer trimestre de 2016.