Los atentados terroristas perpetrados por el Estado Islámico el pasado viernes en París, en los que más de un centenar de personas perdieron la vida, tendrán un impacto negativo “pasajero” en el sector turístico, siendo las aerolíneas y las hoteleras las compañías más afectadas.

También se verán perjudicados en el corto plazo el turismo de negocios, la restauración y los parques de ocio, según los expertos consultados por Europa Press, que auguran que la volatilidad de los próximos días desaparecerá conforme se normalice la situación.

El departamento de análisis de Bankinter augura un “probable” retroceso en las aerolíneas con vuelos regulares a París (IAG, Ryanair, Lufthansa, Air France-KLM…) y en los grupos hoteleros como el francés Accor o Meliá, con cinco hoteles en París, en los próximos días.

“Será un impacto de corto plazo. La volatilidad que afectará en estos días al sector (cancelaciones de reservas, caída de ventas, retrasos por las mayores medidas de seguridad…) debería ir moderándose hasta recuperar la normalidad”, señalan los expertos.

En este sentido, toman como referencia lo ocurrido en Reino Unido en 2005 y en Túnez y Egipto en 2011, fechas en las que el turismo se resintió “con agudeza” durante una semana en el primer caso y durante casi un año en los dos segundos. Sin embargo, el efecto colateral para el turismo en España fue positivo, en la medida que se benefició de la “Primavera Árabe en 2011” por la afluencia de turistas internacionales.

Fuentes de Iberia han señalado a Europa Press que durante la jornada de los atentados se ofreció a los clientes la posibilidad de cambiar el billete, una opción que apenas recibió demanda, y  una situación que no se ha notado en la cancelación de reservas por el momento. Lufthansa, por su parte, ofrece modificar la reserva aérea hasta el próximo día 18.

Desde la Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (ACETA) recuerdan que ante una tragedia como la ocurrida en París, el transporte aéreo es uno de los sectores que más resiente, aunque todavía es “muy pronto” para saber si hay cancelaciones y cuál es el impacto directo sobre el sector.

La analista de Self Bank Victoria Torre ha subrayado, en declaraciones a Europa Press que, impactando al sector de las aerolíneas y al hotelero, “los turistas podrían verse tentados a elegir otros destinos para sus vacaciones (hoteles, restaurantes, parques de ocio) y verse disminuidas las reservas”.

“Lo mismo podría ocurrir con los viajes de trabajo (congresos, exposiciones), pudiendo buscarse por los organizadores otras ubicaciones”, señala Torre.

SUBIDA DEL PRECIO DEL CRUDO

La experta apunta a un impacto añadido en este caso, el crudo, ya que si se incrementan las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, “el precio del petróleo podría repuntar, siendo un lastre añadido para las cuentas de las aerolíneas”.

Por su parte, el analista de XTB Joaquín Robles ha recordado a Europa Press que, teniendo en cuenta experiencia anteriores, las consecuencias de este tipo de ataques suelen ser “limitadas y solo penalizan durante un corto plazo”.

Así, ha señalado que los sectores del consumo, turismo y viajes son los que más pueden sufrir en las semanas posteriores a los atentados. Además, ha advertido de que, pese a que en el medio plazo es difícil de calcular, el gasto en seguridad y en seguros “puede aumentar” siempre y cuando los ataques no tengan continuación.

Por otra parte, ha afirmado que es “muy difícil” predecir las consecuencias geopolíticas de los atentados en la ciudad francesa, ya que, más allá de la situación terrorista, aún queda por discutir el reparto de los refugiados sirios y si habrá consecuencias.

Por ello, el único movimiento que se puede ver en el corto plazo es el del petróleo. “La inestabilidad política puede hacer crecer el precio del crudo al verse afectado algún país productor y actuando también como activo refugio. Podríamos terminar el año muy cercano a los 50 dólares por barril”, ha adelantado.