El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha insistido este lunes en que no hay ninguna “mínima sospecha concreta” que apunte a que el presunto terrorista, Salah Abdeslam, buscado por los atentados de París, quisiera desplazarse a España.

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Fernández Díaz ha explicado que el Gobierno francés convocó el domingo a los consejeros de Interior de España y de otros países fronterizos y cercanos –ha mencionado, en concreto, Italia, Países Bajos y Alemania– para explicarles que se estaba buscando a este sospechosos y pedirles que reforzasen los controles de seguridad en la frontera para que “si pretendía huir de territorio francés se le pudiera localizar y detener”.

“No hizo un llamamiento específico a España, sino a los países fronterizos. Como estamos en la zona Schengen, forma parte de la normalidad que nos adviertan de esta posibilidad”, ha proseguido el ministro, que ha confirmado que se han reforzado los controles en la frontera con Francia.

Que Abdeslam viaje a España, ha detallado, es una posibilidad “en tanto que somos un país fronterizo, pero no hay un llamamiento específico o una mínima sospecha concreta de que su interés fuera salir de Francia e ir a España”. Por eso, ha señalado que se han reforzado los controles fronterizos de manera coordinada con las autoridades francesas, y en algunos puntos incluso de manera conjunta.