El Rey Felipe VI se ha pronunciado con respecto al tema Cataluña y ha garantizado que “la Constitución prevalecerá” en una jornada en la que el Parlament ha rechazado de nuevo investir presidente a Artur Mas y en la que algunos de los 21 señalados por el TC para que acaten su decisión, notificada en mano, se han apresurado a decir que no piensan obedecer.

“La Constitución prevalecerá. Que nadie lo dude”, ha proclamado solemnemente el Rey en un mensaje de “serenidad y confianza”, así como de “seguridad” en la unidad española ante el desafío independentista catalán durante su discurso en la entrega de acreditaciones a los nuevos embajadores honorarios de la Marca España, a la que también ha asistido la Reina Letizia.

Al mismo tiempo, en Barcelona se celebraba el segundo intento de investidura, un día después de que el Tribunal Constitucional acordara por unanimidad suspender la resolución independentista y notificárselo de forma personal a 21 cargos catalanes, entre ellos Artur Mas y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a los que avisa de que incurrirán en responsabilidad penal si no acatan su decisión.

Mas ha aprovechado el debate de investidura para minimizar la decisión del TC y acusar al Gobierno de Mariano Rajoy de “abusar” del alto tribunal para “hacer política” contra el proceso. “Nada nuevo en el horizonte, ya estamos acostumbrados”, ha afirmado Mas, que ha reprochado a Mariano Rajoy que recurra constantemente a la prerrogativa que le permite pedir al TC suspender cautelarmente cualquier norma contra la que el Gobierno presente recurso.

En el mismo escenario, Carme Forcadell ha rechazado una petición del presidente del PPC en la Cámara, Xavier García Albiol, para que manifestara ante el hemiciclo que acata la resolución con el argumento de que ese asunto no tenía “nada que ver” con el pleno de hoy.

Desde La Valeta, en Malta, donde asiste a una cumbre europea sobre inmigración, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido de que no mirará “para otro lado” si se desobedece en Cataluña la decisión del TC de paralizar la propuesta independentista, aunque, de momento, no cree que haya razones para adoptar medidas excepcionales. “Es evidente que si alguien vuelve a vulnerar la ley, yo no voy a mirar para otro lado. Yo consultaré con los grupos políticos y tomaré la decisión que tenga que tomar, pero en este momento no tengo previsto tomar a día de hoy ninguna otra decisión” que, en todo caso, serían “proporcionales y prudentes, ha recalcado Rajoy.

A su entender, hasta hoy “no hay ninguna razón” que justifique la adopción de “procedimientos excepcionales”, ha añadido al preguntarle por el artículo 155 de la Constitución, que permitiría la suspensión de la autonomía.