Repsol obtuvo un resultado neto (MIFO) de 832 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 49,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, afectado por la caída del crudo, al tiempo que logró un beneficio neto ajustado de 1.399 millones, un 5% superior al de hace un año.

Según ha subrayado este jueves la petrolera, citada por la agencia Europa Press, la fortaleza del negocio integrado de la compañía ha permitido el aumento del beneficio neto ajustado en un contexto marcado por el “importante” descenso de los precios del crudo, que han caído un 50% de media en lo que va de año.

Repsol mantiene su previsión de cierre del ejercicio con un beneficio neto ajustado entre 1.600 y 1.800 millones de euros.

La compañía presidida por Antonio Brufau ha explicado que la caída del precio del crudo provocó un descenso de 329 millones de euros en el valor de los inventarios de la compañía. Además, se han realizado provisiones extraordinarias en los activos de Upstream en Mid-continent y Gas & Power en Norteamérica.

Ambos efectos incidieron en el resultado neto (MIFO), que se situó en 832 millones de euros, inferior a los 1.646 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior. La estimación de la compañía es cerrar el ejercicio con un beneficio neto entre 1.250 y 1.500 millones de euros.

Por otro lado, Repsol incrementó un 13,3% su resultado bruto de explotación (Ebitda) CCS con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 3.888 millones de euros, en línea con sus previsiones.

En lo que se refiere al comportamiento de los negocios, el área de ‘Upstream’ (Exploración y Producción) alcanzó durante el último trimestre, primer periodo completo desde la integración de Talisman, una producción media de 653.400 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d), un 80% más que lo producido en el mismo trimestre de 2014. En el mes de octubre esta cifra se ha incrementado hasta 685.000 bep/d.

En los nueve primeros meses del año, contabilizando los activos provenientes de Talisman desde el 8 de mayo, la producción media ascendió a 512.000 barriles equivalentes de petróleo al día, un 47% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

El Plan Estratégico 2016-2020 contempla una producción cercana a los niveles actuales de la compañía, de entre 700.000 y 750.000 bep/d, con un proceso de optimización de la cartera de activos que se reflejará en un menor gasto exploratorio y en un descenso del 40% en los niveles de inversión.

Todo ello, según la compañía, permitirá a esta área de negocio reducir el nivel del precio del crudo a partir del cual se generará caja positiva, e incrementar el retorno del capital empleado (ROACE).

El “fuerte” descenso de las cotizaciones internacionales se ha visto reflejado en el área de ‘Upstream’, que ha tenido un resultado recurrente negativo de 633 millones de euros, también influido por la interrupción de las actividades en Libia y la amortización de pozos exploratorios. Eliminando el efecto de los gastos exploratorios, el resultado operativo de este negocio habría sido positivo.

Repsol anunció en la presentación del Plan Estratégico 2016-2020 que, gracias a la incorporación de los activos de Talisman, requerirá de una menor intensidad exploratoria para reemplazar sus reservas y mantener sus objetivos de producción. Por ello, ya en 2016 el gasto exploratorio se reducirá un 52% (1.100 millones de dólares) respecto a los 2.100 millones de dólares invertidos de media conjuntamente por Repsol y Talisman en el periodo 2011-2014.

En el área de ‘Downstream’, Repsol aumentó su resultado neto ajustado un 158%, hasta los 1.655 millones de euros, apoyado en su “gran capacidad” para crear valor en su actividad de refino y química, y compensó el fuerte impacto que los menores precios internacionales del crudo están teniendo en la actividad del ‘Upstream’.

La compañía ha puesto en valor durante el ejercicio las inversiones realizadas en mejorar la eficiencia y la productividad de sus instalaciones, lo que ha permitido generar un resultado que protege al conjunto del grupo de los efectos de la caída de los precios del crudo.

A las mejoras en eficiencia y utilización de las unidades se ha sumado un incremento de las ventas de productos petrolíferos y petroquímicos, que aumentaron un 8,5% y 5,5% respectivamente.

Los resultados obtenidos en esta área ponen de manifiesto la calidad de los activos de Repsol, significativamente incrementada tras la puesta en marcha de los grandes proyectos acometidos en los últimos años en Cartagena y Petronor.

El Plan Estratégico 2016-2020 de Repsol contempla para el área de ‘Downstream’ una mayor integración entre las actividades de refino y marketing, con una clara orientación a la reducción de los costes energéticos y emisiones de CO2, y desinversiones en activos no estratégicos. Todo ello con un objetivo para los próximos cinco años de generación de caja libre por valor de 1.700 millones de euros anuales, de media.

GAS NATURAL FENOSA

El resultado neto ajustado de Gas Natural Fenosa alcanzó 330 millones de euros, lo que supone un descenso respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido a la ausencia de plusvalías como las generadas por la venta del negocio de telecomunicaciones realizada en el segundo trimestre de 2014, que han sido compensadas parcialmente con la aportación de CGE-Chile.