Preguntado sobre la rentabilidad del fútbol, Antonio Coimbra se mostró claramente escéptico en la rueda de prensa en la que se presentaron los resultados. Y es normal. Pero el directivo portugués ya lo sabía cuando aceptó comprar a Telefónica los derechos para la presente temporada.

En Vodafone hubo conversaciones hace meses sobre si comprar el fútbol o pasar y dejar a Telefónica (y a Orange) correr con el gasto y quedarse con todo el riesgo y con los clientes más futboleros. Era la única forma de no perder muchísimo dinero.

Sin embargo, una vez tomada la decisión, lo han hecho lo mejor que han podido. Aunque es imposible decirlo con seguridad, sin duda una parte importante de los nuevos 78.000 clientes de TV netos que se ha llevado Vodafone entre abril y septiembre se deben al fútbol, y fuentes de la operadora británica confirmaron a SABEMOS que, de los 900.000 clientes de TV, más de 200.000 cuentan ya con la oferta de fútbol.

Esto quiere decir, básicamente, tres cosas.

La primera es que una cuarta parte de los clientes de una operadora quieren el fútbol, pero lo quieren a un precio reducido. ¿Cuál habría sido el porcentaje a precios de 20€/mes? Habría que verlo.

La segunda, es que el reparto de los derechos fijado por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) es profundamente injusto. Los rivales de Telefónica pagan no por los abonados de fútbol que tenían, sino por los que potencialmente podrían alcanzar. Con los nuevos datos sobre la mesa, parece que el regulador tendría que calcular el coste teniendo en cuenta los datos reales de clientes captados a bajo coste, que siempre será el más elevado, no bajo la presunción, que se ha probado falsa, de que a todos los españoles les interesa por igual el deporte, por muy rey que sea.

La tercera entronca con algo que ya publicamos en SABEMOS: parece imposible rentabilizar 600 millones de euros por temporada en televisión de pago en nuestro país. Las cifras, simplemente, no salen. Vodafone pagó alrededor de 130 millones por los derechos de la Liga y la Copa, y a los precios actuales va a recuperar ¡una décima parte! Y eso sin contar los gastos de la Champions.

Quizá la solución está en algo que comentó Coimbra en la presentación: el canal de hostelería fue uno de los motores del crecimiento. Y aunque no quiso entrar a discutir si pujará por ese lote en la subasta de la Liga, a la que en principio no se puede presentar Movistar, en principio nada se lo impediría. La guerra del fútbol se calienta antes de las fiestas, habrá que ver si llega la sangre al río.

Vodafone España recupera la sonrisa

Siete, como los años que pasó Brad Pitt en el Tíbet, son los que Vodafone llevaba sin tener un crecimiento positivo en España. De este modo, la compañía incrementó un 1,1% sus ingresos en el segundo trimestre fiscal, hasta los 1.245 millones de euros, primer incremento trimestral de su cifra de negocios desde el comienzo de la crisis en 2008.

Por su parte, los ingresos por servicios alcanzaron los 1.145 millones de euros en el segundo trimestre, lo que representa un 2% menos que un año antes. Antonio Coimbra explicó que en términos comparables, es decir, excluyendo el ajuste contable relacionado con el cambio de modelo de financiación de terminales, los ingresos por servicio aumentaron un 1%.

En cuanto al beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía durante los primeros nueve meses del año, obtuvo un crecimiento del 16,3%, hasta los 660 millones de euros, al tiempo que mejoró el margen sobre los ingresos totales en 3,7 puntos porcentuales, hasta el 26,5%. Este aumento del Ebitda, según justificó Coimbra, ha tenido que ver con la estabilización de los ingresos y las sinergias alcanzas con Ono tras su compra.

Respecto a la actividad comercial, la cartera de clientes móviles de la compañía creció en 85.000 en los últimos tres meses, hasta los 14,18 millones de clientes. Por su parte, la firma contaba con 4,3 millones de clientes en la red de cuarta generación móvil. Sobre los clientes de banda ancha fija, la compañía contaba a septiembre con 2,879 millones de clientes, lo que supone un incremento de 28.000 usuarios respecto a cierre de junio.