Los televisores con deco incorporado de Movistar, los equipos con los que ejecutará parte de sus ambiciones de convertirse en una “compañía de vídeo”, están al caer. De hecho, fuentes de la operadora admitieron que veremos miles de equipos en casa de los abonados antes de Navidad. O a tiempo para la Navidad, como prefiera el lector.

Desde la operadora reconocieron que el proceso para introducir estos televisores, fabricados por el coloso turco de la electrónica Vestel y diseñados a medida desde España será muy parecido al que han seguido para meter sus routers todo en uno en casa de sus clientes.

Estos Home Gateway Unit (HGU), que juntan en uno varios dispositivos necesarios para meter la fibra en casa de los usuarios (ONT, router wifi y videobridge), han sido introducidos en varias fases. En la primera, casi de pruebas, han metido 20.000 unidades en hogares de nuevos clientes, y se espera que un número parecido de televisores entren en los hogares españoles. 

A partir de ahí, podemos esperar un recorrido similar: que actúen como un caramelo para las nuevas altas, que se puedan utilizar para retención de abonados y que, más adelante, puedan ir incorporándose de forma paulatina al parque de dispositivos. ¿El objetivo? Uno en cada hogar y no sólo en España, también en otros mercados en los que la fibra es importante.

Porque en una oferta convergente todo en uno, tener dispositivos, más allá del móvil, que eviten la fuga de clientes, es bastante necesario. ¿La ventaja de Telefónica? Gracias al empeño en lanzar un Centro Global de Dispositivos, pueden diseñar sus aparatos para todos sus mercados y aprovechar así las sinergias generadas.

Desde la compañía también ofrecieron a SABEMOS algunos datos adicionales sobre cómo será el terminal. Ya sabíamos que no llevaría más marca que Movistar, pero había dudas sobre el tipo de conectividad utilizada. Y ya está confirmado que será básicamente wifi y que su única entrada será un USB. No habrá, pues, HDMI ni otras formas de acceder al contenido.

Preguntado por el impacto de esta medida para quienes conectan a la televisión otros dispositivos, como consolas de videojuegos, desde Movistar subrayaron que no tienen la aspiración de que vaya a ser el único televisor de la casa en muchos casos. Lo que no quiere decir que para determinados clientes no sea una solución tecnológica todo en uno más que satisfactoria, o un buen segundo equipo para la cocina o el dormitorio. Eso sí, el terminal sólo permanecerá en casa del usuario mientras sea cliente, y no le servirá de nada si deja de serlo.

En todo caso, ojo al puerto USB. Desde hace años, Telefónica prepara una nueva pata para su ‘todo en uno’, después del fijo, el móvil, Internet, la televisión y la seguridad. El séxtuple play incorporará, como ya publicó en exclusiva Actualidad Económica en septiembre de 2014, también una oferta de videojuegos.

Esta propuesta, con 1.500 productos a cambio de una suscripción de entre 8 y 9 euros,  está siendo desarrollada por la start-up PlayGiga, liderada por el exdirectivo de la operadora Juan Gili. Fuentes próximas a esta compañía, que recabó 5 millones de nueva financiación el pasado mes de julio, señalaron que si el producto no está ya en la calle tiene que ver sólo con ciertas dificultades relacionadas con los juegos multijugador. En todo caso, el puerto USB de los televisores de Movistar permitirá, entre otras funciones, conectar el mando a través de tecnología bluetooth.

La pregunta, una vez que descubrimos toda esta nueva información sobre los televisores de Movistar, es si los usuarios quieren un televisor gratis de estas característicaS. ¿Le mirarán el diente a televisor regalado? Sólo el tiempo lo dirá.