El papel que Craig Thompson jugó en la legitimación del comic como un medio adulto en nuestro país es indiscutible (convirtiendo de paso a Astiberri en una de las editoriales más notorias del panorama nacional): su Blankets es, junto a Maus de Spiegelman, la novela gráfica por excelencia de aquellos primeros tiempos del formato. Cuando un tebeo editado en tapa dura y con un precio diez veces más elevado que los comics de grapa que aún se consumían en las tiendas parecía una idea de locos.

Pero hoy es el estándar y hoy, Thompson, sigue negándose a encasillarse en un solo género. Ha publicado volúmenes tan dispares como Adiós, Chunky Rice o Habibi, usando los códigos de los funny animals o el drama romántico para hablar de lo que realmente le interesa: la familia, la amistad, el amor en todas sus formas, la lealtad, las escisiones sociales y los prejuicios, también en todas sus formas.

Su nuevo libro, Almóndigas del espacio (¿”Almóndigas”, Astiberri? ¿En serio?) permanece fiel a todo eso, pero también a los continuos cambios de registro del autor, y está planteado como una space opera para todos los públicos. Una especialmente optimista, ruidosa y colorista, además, pero que no renuncia a tratar ninguno de los grandes temas y valores que Thompson está explorando desde su primera obra: la familia (tradicional o figurada) y su importancia es quizás el núcleo de atención de Almóndigas del espacio.

Thompson nos cuenta aquí la historia de una niña, Violet, que acompañada de un grupo de simpáticos inadaptados y mutantes (unos por elección, otros a la fuerza) se embarca en el rescate de su padre. Hay espacio para la ecología, para la reflexión, para la ternura, pero sobre todo para la emoción y la aventura en la que puede que sea la obra más lúdica y chispeante de Thompson.

Sin ser completamente para jóvenes, sin ser desde luego exclusivamente para adultos, Almóndigas del espacio se instala en un confortable punto intermedio entre la reflexión madura y el más elemental sense of wonder. Violet y los suyos tanto están reflexionando sobre la necesidad de un universo más justo como combatiendo una manada de monstruosas ballenas galácticas. Thompson lo acompaña todo de una desbordante imaginación en los diseños de las naves, los inventos y el universo futurista que nunca deja de tener un pie en la cara más siniestra e inhumana de la época actual, así como de su habitual experimentación con el lenguaje del medio, los ritmos y la composición de página.

El resultado es una novela gráfica extensa, compleja y llena de detalles, pero que se lee a toda velocidad gracias a su ritmo endiablado. Un nuevo logro de Thompson, capaz de imbuir de lecturas intimistas la historia de un pollo superdotado y repelente y su conflictiva relación con su padre. Mientras asalta con sus amigos un vertedero espacial.

ficha

Almóndigas del espacio
Craig Thompson
Astiberri
2015