El grupo de distribución de reservas dice que no nota en sus cuentas la nueva estrategia de las aerolíneas del grupo germana de aplicar un recargo.

Lufthansa ha decidido abrir una guerra con los sistemas de distribución global de reservas (Amadeus, Sabre, Travelport…). Desde el 1 de septiembre las aerolíneas del grupo germano (Lufthansa, Austrian Airlines, Brussels Airlines y Swiss) aplican un recargo de 16 euros a todos los billetes que los clientes compren a través de estas centrales de reservas.

El objetivo de grupo aéreo es potenciar las ventas por sus propios canales de venta (su web, call centers, mostradores…) y ahorrarse la comisión que paga a las centrales de reservas por la distribución de sus vuelos. Lufthansa sostiene que no ha notado una caída de sus ventas, aunque las agencias de viajes confirman que se han desplomado a través de sus sistemas.

Y ahora Amadeus también dice que sus resultados no se han notado lo más mínimo la nueva política de Lufthansa y sus filiales. Amadeus presentó ayer sus resultados correspondientes al tercer trimestre –en el que ya se incluye el primer mes de la nueva estrategia comercial de Lufthansa- y las cuentas reflejan un incremento del beneficio hasta los 608 millones de euros, un 9,2% más.

De hecho, según desveló la directora financiera de Amadeus, Ana de Pro, las cuentas del grupo tecnológico, lejos de resentirse por la medida introducido por Lufthansa, incluso podrían verse relativamente impulsadas porque el nuevo acuerdo comercial con el grupo germano eleva la comisión que sus aerolíneas han de abonar, informa Efe. Se venderán menos billetes, pero con mayor contraprestación.

El actual acuerdo comercial de distribución global de billetes (GDA, por sus siglas en inglés) que une a Amadeus y Lufthansa supone que el pago por cada una de las reservas que abonan las aerolíneas es superior al que tenían que asumir cuando el contrato era de contenido completo (FCA).

Y es que el acuerdo de contenido completo, que es el que une a la mayoría de aerolíneas con Amadeus y que también era el que ele unía hasta ahora con Lufthansa, garantiza el acceso a todos sus inventarios y, además, incluye importantes descuentos respecto a las tarifas oficiales. Unos descuentos a los que Lufthansa no accede actualmente y que hace que las comisiones por cada billete comercializado se hayan elevado.