Todo según lo previsto. La propuesta independentista de Junts pel Sí (JxS) y la CUP ha logrado el apoyo de la mayoría absoluta del Parlamento catalán, con 72 parlamentarios a favor y 63 en contra. Poco importó que menos de la mitad de los catalanes diesen su voto en las pasadas elecciones a una opción abiertamente independentista. CAT Sí que es Pot votó oponiéndose a este órdago a la legalidad, dejando claro que una minoría de los votantes se ha impuesto a la voluntad expresa del resto.

La resolución prevé iniciar en 30 días “la tramitación de las leyes del proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública“, y advierte que desobedecerá las instituciones del Estado, en particular del Tribunal Constitucional.

Ciudadanos, PSC y PP habían pedido que los 135 diputados tuviesen que votar en voz alta los dos puntos que plantean desobedecer a las instituciones españolas, pero JxS y la CUP lo han rechazado y se ha procedido a una votación ordinaria, no secreta, en la que de todas formas ha quedado reflejado en el panel electrónico del hemiciclo qué parlamentarios han votado a favor de la resolución.

En el debate previo a la votación, Raül Romeva, cabeza de lista de JxS en el 27 de septiembre, ha defendido la propuesta de resolución independentista porque se trata de una “demanda masiva” de la población catalana. “Se cuente como se cuente, en votos o en escaños, el resultado de las elecciones expresa una voluntad clara, incontestable“, ha dicho Romeva, para quien aquellos comicios fueron “el referéndum que no pudimos hacer”, por el veto del Gobierno español a la consulta que se acabó celebrando hace hoy un año.

Europa al margen

Ante la cuestión catalana, la Comisión Europea (CE) ha rehusado valorar la aprobación en el Parlamento de Cataluña, y reitera que no comenta asuntos que “pertenecen al orden constitucional interno” de un Estado miembro de la Unión Europea.

“No tengo ningún mensaje específico hoy ni tampoco cambiamos nuestro mensaje según los acontecimientos”, señaló el portavoz comunitario Margaritis Schinas en la rueda de prensa diaria de la CE, en la que recordó que la política de la institución con respecto a este tema “es bien conocida desde hace años”.