Mánchester es una ciudad con encanto que no se arrepiente de su pasado industrial. Una época en la que sus fábricas de algodón dominaban el mercado textil mundial. La tercera ciudad más poblada de Inglaterra, en cuyas calles suena una banda sonora con canciones de Oasis o The Smiths, es hoy en día un destino interesante para pasar un fin de semana diferente. Edificios de ladrillo rojo, con largas chimeneas, se han reconvertido en apartamentos y hoteles de lujo. Y algunas iglesias desacralizadas son ahora pubs acogedores donde saborear una buena pinta. Sabemos pasa un fin de semana en esta ciudad que vive por y para el fútbol.

David Vega | @DavidVegaMadrid

¿Una ciudad o un gran balón de fútbol? “El fútbol en Mánchester mueve millones y millones de libras. Suena increíble, pero nuestra ciudad depende económicamente de este deporte”. Así de contundente se muestra una veterana guía turística de la ciudad, mientras recorremos los alrededores del ‘teatro de los sueños’. Cuando hay partido de Champions del City o del ManU, la ciudad se paraliza y una serpiente multicolor recorre las calles. Hay grupos de aficionados de todo el mundo, con las caras pintadas con los colores de los equipos: japoneses, árabes, indios… “En los pubs de los aledaños de Old Trafford se forman colas tan enormes, que hay que cortar el tráfico y a los hosteleros no les queda más remedio que cobrar la entrada porque no hay espacio para todos. Es una locura”, explica. Pero además de una inyección económica para el turismo, la hostelería y las numerosas casas de apuestas, el ‘deporte rey’ se respira en todas las calles de esta futbolera y musical ciudad. Niños y mayores pasean orgullosos con las prendas de su club, cualquier día de la semana.

Mánchester, además de ofrecer visitas guiadas a los estadios de dos de los seis equipos más ricos del mundo (ManU, 518M de euros ingresos y Manchester City, 414M, según el último estudio de Deloitte), cuenta con numerosas referencias balompédicas. Las estatuas de leyendas locales y el Museo Nacional de Fútbol son algunos de los reclamos para los turistas. Sin olvidarnos de las importantes inversiones en todo tipo de business, que han realizado algunas ‘viejas glorias’ de los equipos de la ciudad.

“La gente me pregunta si esto es realmente el vestuario del United. Y les digo: ¡Claro que es aquí donde se cambian los jugadores!”, comenta, entre risas, el ex futbolista ‘Big’ Adam, uno de los empleados del club encargado de la visita turística por el estadio. La pregunta responde a que el vestuario de los ‘red devils’ no es un vestuario lujoso, ni lleno de tecnología. Apenas un largo banco de azulejo, percheros metálicos donde cuelgan las camisetas, una pizarra magnética (dónde Van Gaal ensaya sus estrategias) y una TV de plasma. “Hemos blindado con cristal la televisión porque, en un partido que perdimos, uno de los jugadores le dio un puñetazo y casi se rompe la mano. Ahora ya no hay peligro”, explica, con fino humor inglés, el guía.

El ‘teatro de los sueños’ es un estadio moderno y donde cada detalle está cuidado al milímetro (diminutas papeleras donde depositar los chicles de los aficionados), pero que intenta preservar esa solera, ese sabor a fútbol clásico en algunas de sus estancias. El tour guiado incluye también una visita a los banquillos, el túnel de vestuarios (los visitantes pueden saltar al césped, muy motivados, escuchando una grabación con los gritos de la afición), la sala de prensa y el museo con los trofeos. ¡Imprescindible!

George Best, también conocido como el ‘Quinto Beatle’, es el gran icono de Mánchester. Delante de Old Trafford, podemos hacernos un ‘selfie’ con ‘La Trinidad’: una estatua con George Best, Denis Law y Boby Charlton. ¡Grandes entre los grandes! Otro personaje convertido en leyenda viva (73 años) es Sir Alex Ferguson, que ocupó el banquillo del United desde 1986 hasta 2013.

Los ex futbolistas del ManU destacan por invertir en la ciudad. Cristiano Ronaldo vivía en un apartamento de lujo en la torre del hotel Hilton y viejos conocidos de la Premier League han decidido invertir en la ciudad para poner en marcha negocios, más o menos exitosos. El proyecto más llamativo es el Hotel Football, fundado por dos viejos conocidos: Ryan Gigs y Gary Neville. Este singular hotel con espectaculares vistas al estadio del Manchester United está diseñado al gusto de los frikis del fútbol y cuenta con un campo de fútbol en la planta más alta.

Si pasear por Old Trafford o al Etihad Stadium te sabe a poco, puedes saciar tu sed de fútbol con otra visita balompédica. Un imponente y moderno edificio de cristal alberga el Museo Nacional del Fútbol, todo un tesoro para los nostálgicos y convertido ya en uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad. Además de repasar las biografías y trayectorias de alguna de las leyendas del fútbol inglés, este museo interactivo permite poner a prueba tus conocimientos y tus cualidades como futbolista. Si quieres emular las paradas de De Gea o los disparos de Agüero, esta es tu oportunidad. ¡Ojo! Van Gaal y Pellegrini pueden estar a la caza de algún fichaje…

No podemos despedirnos de Manchester sin saborear una buena pinta en un pub estilo ‘british’. El Sinclair’s Oyster Bar situado cerca de la catedral es una apuesta ganadora. Una taberna del siglo XIV, con una amplia terraza, que destaca en medio de los edificios de cristal de la ciudad. La carta ofrece una amplia variedad de cervezas y la posibilidad de probar platos tan típicos como los fish and chips.

  • CÓMO LLEGAR: Iberia Express ofrece dos vuelos semanales a la ciudad inglesa desde Madrid: martes y sábados. Los precios por trayecto para esta ruta son desde 38 euros, adquiriendo ida y vuelta. Los billetes para Manchester ya están a la venta a través de iberiaexpress.com, Iberia.com y el resto de canales de venta del Grupo Iberia.
  • DÓNDE ALOJARSE: Nuestra recomendación es el Hotel INNSIDE Mánchester del grupo Meliá. Un alojamiento muy cool, con magníficas vistas a la ciudad. Gran parte de la plantilla del hotel es española.