Vamos a leer en más de una ocasión, a propósito de este singular álbum de José Domingo editado por Astiberri con encomiable valor, que es necesario.

Porque por extraño que parezca si la cosa se analiza con la perspectiva del tiempo y de quienes somos lectores de largo recorrido, ya no se hacen tebeos para niños. Hemos pasado de un medio estigmatizado por infantil y sin apenas presencia efectiva en el mundo cultural a una industria que genera novedades que son portada de suplementos de diarios de gran tirada pero, a la vez, atrapada en vicios “adultos”. Es decir, incapaz de generar productos que interesen a los nuevos lectores, necesarios para una supervivencia a medio plazo. Y no, no es que los críos tengan el seso sorbido por los móviles y los videojuegos; en todo caso, quienes manejan los medios de producción cultural tienen el seso sorbido por unos esquemas rígidos y demasiado atentos al beneficio inmediato.

Por eso digo que el álbum de José Domingo es necesario: un tebeo que hará las delicias de los niños con su natural mezcla de aventura tradicional, -espídica y multirreferencial, al estilo de éxitos recientes como Hora de aventuras– y librojuego de toda la vida, en la línea de ¿Dónde está Wally? Pero que también encandilará a los adultos gracias al agresivo y a veces experimental grafismo de José Domingo, un dibujante con un trazo elástico y voluble, en un permanente estado mutante, y que recoge influencias de gente tan dispar como Max o Yoshito Usui (el creador de Shin-chan).

Pablo & Jane es un producto claramente dirigido a los más jóvenes, pero tiene un valor extra: la inventiva y radical tendencia a la experimentación sin que la fascinación por la aventura, el humor y la emoción pasen a segundo plano.

Pablo & Jane usa un recurso expresivo perfecto (el accidentado viaje por una dimensión llena de monstruos en busca de las piezas de la máquina que los protagonistas usan para el transporte) para que Domingo encadene una splash-page tras otra, todas al borde del colapso. El horror vacui del autor se plasma tanto donde es lógico que lo haga (qué sería de un escenario de ¿Dónde está Wally? sin diez millones de personajes, cada uno a lo suyo) como en los sitios más inesperados, como los interludios con viñetas que apelan al tebeo de aventuras más tradicional.

Es en estas páginas donde el genio plástico de Domingo se revela de verdad, con planificaciones arriesgadas y estética tronada que maman del cartoon frenético de ultimísima hornada, como El asombroso mundo de Gumball. El resultado es una auténtica explosión de color y talento. Una explosión, insistimos, necesaria: ojalá la onda expansiva se haga notar como merece.

ficha

Pablo & Jane en La dimensión de los monstruos
José Domingo
Astiberri
2015