Érase una sociedad pegada a su dispositivo móvil. Compraba a través de él, hacía ocio, compartía, descargaba y sobre todo veía videos. Y todo esto no dejaba de crecer. En este contexto, uno de los principales actores en el desarrollo y despliegue de redes como es Ericsson, cree que “el acceso a suficiente espectro es fundamental para proporcionar una banda ancha móvil asequible y responder al enorme crecimiento en tráfico de datos móviles”.

No hay marcha atrás. Cada día se publica en los medios de comunicación que el consumo de banda ancha móvil crece a un ritmo fuera de lo esperado. El problema (aunque sea una palabra malsonante) es conocer hasta qué punto están preparadas las infraestrcuturas para esta avalancha de datos.

Como previsión para lo que llega, Ericsson ofrece cifras de su último estudio Ericsson Mobility Report que analiza los principales análisis de tráfico de datos. El informe revela que las suscripciones de banda ancha móvil sobrepasaron la barrera de los 3.000 millones en el segundo trimestre de 2015, con un 55% de aumento en el tráfico interanual durante ese mismo período. Algunos de los datos principales del Ericsson Mobility Report tienen un impacto directo en el espectro de radiofrecuencias:

  • En el segundo trimestre de 2015, el número total de suscripciones móviles era de unos 7.200 millones, sin incluir las suscripciones máquina a máquina (M2M). La cifra de suscriptores es de unos 4.900 millones. Ericsson prevé 9.200 millones de suscripciones para el año 2020
  • Al final del segundo trimestre de 2015 había más de 3.000 millones de suscripciones de banda ancha móvil (3G/4G)
  • En ese mismo periodo había unas 740 millones de suscripciones LTE, esperándose 3.700 millones para 2020

Con estos datos sobre el tapete, Ericsson participa estos días en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2015 (CMR-15) que se celebra hasta el 27 de noviembre en Ginebra. Organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), la conferencia consta de ocho días de trabajo en la que intervienen una amplia gama de actores de la industria móvil. El evento centrará su atención en atender la creciente demanda de espectro de radiofrecuencias, una demanda que debe ser satisfecha para hacer realidad todo el potencial de la sociedad conectada.

Integrado en el espectro electromagnético (desde 1Hz hasta 3.000 GHz), el espectro de radiofrecuencias es esencial para prácticamente cualquier tipo de comunicación moderna en la que se asignan distintas partes del espectro a una gama variada de tecnologías y aplicaciones de radio. A medida que se incrementa el número de dispositivos y aplicaciones, los slots del espectro están cada vez más saturados. Esto ofrece a la industria oportunidades, pero también varias cuestiones que son necesarias abordar.

“Todos los servicios basados en radio son realmente importantes. Sin embargo, la sociedad está cambiando continuamente, y el éxito de la banda ancha móvil ha demostrado ser imbatible en cuanto a demanda de consumo y penetración”. En estos términos se ha referido Lasse Wieweg, director de Relaciones con el Gobierno y la Industria de Ericsson, que lógicamente pone el foco en esa masiva penetración de la tecnología móvil en nuestras vidas.

5G, ‘internet de las cosas’ y datos (muchos datos)

Ante esta situación, el desarrollo de redes debe ir cogido de la mano del propio desarrollo de internet. Así, la compañía defiende la necesidad adicional de fomentar estudios sobre las necesidades de espectro adecuados para los sistemas 5G y sus múltiples casos de usos (conducción autónoma, monitorización y asistencia remota, salud, realidad aumentada y las inimaginables variantes del Internet de las cosas), haciendo posible el siguiente paso hacia una sociedad conectada.

Según el director de Estrategia de Espectro y Tecnología de Radio de Ericsson, Hakan Ohlsén, “en la CMR-15, tenemos dos tareas que son igualmente importantes: garantizar espectro para el desarrollo de las comunicaciones móviles para todos en el año 2020 y más allá; y al mismo tiempo, asegurar que seamos capaces de iniciar estudios de espectro adecuados para los sistemas 5G, facilitando el siguiente paso hacia la sociedad conectada”.

Todas estas declaraciones tienen un final último muy claro, tal y como aclara Sverker Magnusson, director de Estandarización de Espectro de la compañía: “El acceso a suficiente espectro es de capital importancia para proporcionar una banda ancha móvil asequible y responder al enorme crecimiento en tráfico de datos móviles”. “La disponibilidad en tiempo de espectro tanto en cuanto a cobertura como capacidad depende del éxito de la CMR-15. En otras palabras, se trata de satisfacer las necesidades de cobertura tanto en áreas no abastecidas como urbanas, así como romper la brecha digital entre regiones y personas. La conferencia también cubrirá las necesidades de servicio de usuarios en interiores y exteriores, y la importancia de cumplir todos los planes de banda ancha nacionales”.

Soluciones a tiempo

No todo está perdido. También hay muchas ventajas que se pueden lograr buscando soluciones a cuestiones asociadas al espectro de radiofrecuencias, tanto para las personas como la sociedad en su conjunto.

Un informe reciente de Plum Consulting revela que el acceso temprano al espectro de banda ancha móvil en la llamada “Banda C” es factible, y puede proporcionar ventajas económicas significativas a muchos países. Dirigido por Ericsson, Huawei y Qualcomm, el informe demuestra que compartir el espectro entre banda ancha móvil con usos actuales como servicios satelitales derivaría en una mayor capacidad de las redes y un incremento de las velocidades de descarga.

Misma visión desde España

Hace unas semanas el consejero delegado de Ericsson España, José Antonio López, hablaba con SABEMOS sobre regulación y empresas. También nos dejó sus impresiones personales sobre los objetivos fundamentales que debían destacar en el CMR-15.

  • Inclusión: nuestra intención es usar el espectro sub-1 GHz resultante del CMR-15 para reducir la brecha digital y llevar la inclusión a todo el mundo.
  • Capacidad: se añadirán al espectro una serie de bandas de frecuencia más alta aptas para transmisión de alta capacidad. Estas bandas por debajo de los 6 GHz pueden ofrecer eficiencia de coste tanto en áreas urbanas como rurales.
  • Cobertura: la industria móvil busca ampliar la cobertura en áreas rurales y de menor densidad de población usando bandas por debajo de 1 GHz, debido a condiciones favorables de propagación de radioondas, también para cobertura interior.
  • Velocidad: el objetivo es ofrecer suficiente ancho de banda para servicios de datos de muy alta velocidad, del orden de 1 Gbps, y para aplicaciones exigentes en cuanto a capacidad como videostreaming.

Además, añadía otras circunstancias como claras necesidades en cuanto a asuntos como:

  • La banda de frecuencia de 700 MHz fue asignada con condiciones a la banda ancha móvil en la Región 1 de la ITU en CMR-12. Esta asignación ha de ser efectiva después de CMR-15.
  • La armonización es esencial para garantizar las economías de escala.