El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha anunciado este jueves que el Grupo Volkswagen podría tener que devolver a Hacienda 50 millones de euros si se certifica que 50.000 vehículos que circulan por España emiten más C02 de lo declarado.

En declaraciones a Radio Nacional recogidas por Efe, Soria se ha referido así a la última información del Grupo Volkswagen de este martes, según la cual 800.000 vehículos en todo el mundo, de los que 50.000 están en España, tienen “irregularidades” en las emisiones de CO2.

Soria recibió ayer al vicepresidente mundial del Grupo Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, quien le solicitó la reunión para informarle de ello.

El ministro ha subrayado que García Sanz le transmitió ayer el compromiso del Grupo Volkswagen de hacerse cargo de ese dinero.

El titular de Energía le pidió que también abonen a sus clientes la diferencia que pueda resultar en el impuesto de matriculación una vez que los vehículos afectados cuenten con el certificado de emisiones de C02 correcto.

Según Soria, la respuesta del Grupo ha sido que también se responsabilizan de ese coste.

El ministro ha rebajado la cifra de 800.000 a 660.000 las unidades en todo el mundo con un etiquetado en el que se describen unas emisiones de CO2 que son distintas a las que el vehículo tiene realmente.

Plan PIVE

En el caso de España, ha destacado que el Ministerio tiene que comprobar si esos 50.000 vehículos han recibido ayudas del Plan PIVE para la compra de coches eficientes.

Tal y como ha recordado, los Planes PIVE daban una ayuda directa de 2.000 euros (de los que mil aportaba el Estado y el resto el fabricante) a cada vehículo eficiente, una cantidad que en la actual edición, la octava, se ha reducido a 1.500 (750 euros cada uno).

De acuerdo con el cálculo de Soria, si se multiplican esos 50.000 vehículos por mil euros la cifra a devolver al Tesoro sería de 50 millones de euros.

Preguntado por si el fabricante está dando toda la información o está improvisando, ha respondido que la sensación que tiene, tras haber mantenido varias reuniones en Alemania y España, es que ha ido facilitando la que “sabían y podían dar”.

José Manuel Soria ha resaltado finalmente que García Sanz reiteró el compromiso de mantener el programa de inversiones de 4.200 millones de euros para los próximos cinco años en España, de los que 3.300 millones irán a la planta de Seat en Martorell y el resto a la de Volkswagen en Landaben (Navarra).