El presidente del Gobierno reúne hoy a la plana mayor de su partido para ratificar las alianzas electorales con UPN, PAR y Foro Asturias. Se niega a despejar la incertidumbre sobre las candidaturas: “Intentaremos acertar”. Adelanta que el impulso del empleo o avanzar en la reforma de la Administración estarán entre sus prioridades la próxima legislatura.

Mariano Rajoy está decidido a agotar los tiempos. Otra vez. La Junta Directiva Nacional del PP se reúne hoy a las 18.30h, tras ser convocada con 48 horas de antelación y a falta de un día para que expire el plazo de presentación de coaliciones electorales. Alianzas que inexorablemente debe aprobar ese órgano del partido, al que pertenecen más de 500 miembros, y que se sellarán con formaciones regionalistas como Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias o el Partido Aragonés.

Todos los acuerdos han de firmarse antes del sábado, por lo que hoy recibirán la bendición de la Junta Directiva. Por la mañana, Rajoy los habrá escenificado en sendos actos en Pamplona (11.30h) y Zaragoza (13h). La alianza asturiana está aún cerrándose, sin margen para incluir Oviedo en la apretada agenda que hoy mantendrá el Jefe del Ejecutivo, al tiempo que el CIS publica su barómetro de octubre, que incluirá estimación de voto.

El CIS publica hoy barómetro con intención de voto, al tiempo que Rajoy escenifica los pactos con UPN y PAR

Así las cosas, está aún sin abordarse la confección de las listas electorales, labor para la que Rajoy dispone de un margen algo más amplio, al tener que presentarlas ante la Junta Electoral del 11 al 16 de noviembre. “Intentaremos acertar”, fue la lacónica respuesta que dio ayer al ser preguntado por este extremo. El presidente eludió el tema en su intervención en el foro La España necesaria, organizado por el diario El Mundo, aunque tuvo que referirse a ello en el coloquio posterior. “De esto se ocupan más en el PP”, añadió, como si la cosa tuviera poco que ver con él, presidente del partido y encargado de decir la última palabra sobre cada movimiento orgánico.

Lo cierto es que Génova está abocada a resolver un complejo sudoku con las candidaturas, habida cuenta de que el partido perderá al menos 50 de los 185 escaños que obtuvo en las elecciones de 2011. Todas las encuestas sitúan al PP entre 10 y 20 puntos por debajo del 44% que logró hace cuatro años, lo que le marca un techo de 135 diputados. Pocas plazas a repartir entre muchos aspirantes. Sí se sabe que se harán a un lado veteranos parlamentarios como Vicente Martínez-Pujalte, Ana Mato, Juan Manuel Albendea, Celinda Sánchez, José Eugenio Azpiroz o Eugenio Nasarre. Igualmente, han manifestado su voluntad de no repetir otros como Cayetana Álvarez de Toledo o Andrea Fabra.

En el lado contrario, aparecen ministros que no fueron en las listas de 2011 -como José Manuel García Margallo, Isabel García Tejerina o Rafael Catalá- y valores en alza del PP, como los recién ascendidos a vicesecretarios generales Javier Maroto y Fernando Martínez-Maíllo. La número dos, María Dolores de Cospedal, podría también dar el salto al Congreso encabezando la lista por Toledo, toda vez que una de las pocas incógnitas despejadas por Rajoy al respecto es que Soraya Sáenz de Santamaría repetirá en el segundo puesto de la plancha madrileña.

Siete ejes programáticos

Y mientras esas cábalas copan pensamientos y conversaciones en el PP, el presidente del Gobierno comenzó ayer a esbozar el programa electoral que habrán de defender sus candidatos. Lo hizo en ese mismo foro de El Mundo, al que acudió con estudiado discurso que priorizó el tema catalán -el pacto de Estado que quiere liderar para hacer frente a Mas se perfila como una de sus herramientas clave de campaña- y estructuró en siete ejes las medidas con las que se presentará a las elecciones.

“Avanzar en el empleo” será el primer bloque de propuestas, en línea con la que ha sido su “obsesión” esta legislatura, tal y como él mismo confesó: salir del pozo de la recesión económica. Así, medidas que garanticen “crecer de manera sostenida y competitiva” serán su segunda prioridad, que vendrá seguida del fortalecimiento del “Estado de las Autonomías” y “los pilares del Estado del Bienestar”, la culminación de “la mejora de la educación”, “seguir modernizando la Administración” y “mantener un compromiso permanente de regeneración de la vida pública”.

El programa del PP se irá “detallando a lo largo de los próximos días”

Todo ello se irá “detallando a lo largo de los próximos días”, mientras el PSOE tiene ya su programa difundido, Ciudadanos buena parte del suyo ya presentado -este sábado en Cádiz expondrá sus esperadas recetas para reformar las instituciones y la calidad democrática- y Podemos ultima una presentación de las propuestas que ya han sido votadas por sus bases y publicadas en los medios. Igualmente, estos tres partidos han anunciado ya el grueso de sus listas, si bien Iglesias está aprovechando la precampaña para cerrar los últimos fichajes, como hizo hace unos días con la jueza Victoria Rosell o el académico Juan Pablo Wert, hermano del exministro de Educación, o ayer mismo con José Julio Rodríguez, general del Ejército del Aire que fue JEMAD con Zapatero.

De modo que los candidatos del PP, a un mes de que comience la campaña, aún no saben que lo serán ni conocen las propuestas concretas con que su partido se presentará el 20-D. Igualmente, se desconoce si habrá un gran acto para presentar el trabajo realizado en Génova con la colaboración de FAES y de los Ministerios, ese programa que se escudriñará con lupa tras los incumplimientos sobre el realizado en 2011. Sí es vox populi que la mano de Maroto, responsable de sectorial y padre de la ruta social y de la “economía con alma” con que el PP pretende acercarse al electorado, se ha dejado sentir en el documento.