Ambos partidos hacen frente común para restituir las ayudas a las energías verdes por las mismas cuantías que percibían cuando se realizaron las inversiones y que se esfumaron con la reforma eléctrica del PP.

PSOE y Podemos basan su propuesta de lanzar un nuevo modelo energético en España en el impulso de las energías renovables. Sus planes, en algunos puntos coincidentes, pasan por promover un nuevo mix energético en el que las energías verdes ganen peso en relación a tecnologías que utilizan combustibles fósiles o a las nucleares.

Y la forma de impulsar las renovables (y de paso recuperar la seguridad jurídica que, a su juicio, se perdió con el recortazo a la retribución que conllevó la reforma eléctrica del Gobierno del PP) es tanto para PSOE como para Podemos la restitución del sistema de primas previo al hachazo de Rajoy y Soria, e incluso hacerlo recuperando las ayudas con las más cuantías que las energías recibían hasta entonces.

El objetivo compartido sería recuperar no sólo la retribución por la generación de energía (y no mediante el sistema actual de garantizar una “rentabilidad razonable” a la inversión realizada), sino que también se hiciera por importes al menos similares a los que recibían en el momento en que se ejecutaron las inversiones para poner en marcha la instalaciones.

Volver a la situación anterior

“La vocación del PSOE es restituir las retribuciones que tenían todas las tecnologías y volver a la retribución inicial”, confirmó esta semana Pilar Lucio, secretaria federal de Cambio Climático y Sostenibilidad del Partido Socialista, en unas jornadas organizadas por la patronal fotovoltaica UNEF.

“Hay que recuperar las condiciones en que se hicieron las inversiones. El PP ha cargado en las renovables todo el ajuste cuando hay otras energías que están claramente sobrerretribuidas”, apuntó Lucio. No obstante, en el borrador de programa electoral de los socialistas, que ya se ha publicado, no se recoge explícitamente esta recuperación de las primas como tal.

En el mismo sentido va la propuesta de Podemos, aunque la formación morada sí pretende recogerla abiertamente en su programa para el próximo 20-D. Podemos, que culpa del “desaguisado eléctrico” tanto al PP como al PSOE por su gestión en las últimas legislaturas, también aboga por que las renovables reciban de nuevo la retribución que los decretos del ministro Soria les quitaron.

“Se debe volver a las primas que retribuyan la generación eléctrica, y no que se pague por la inversión realizada. Queremos instalaciones que funcionen, que reciban ayudas por producir no sólo por tener una planta”, apunta Iñigo Ramiro, miembro del área de Energía de Podemos. Y para el partido la nueva retribución debe estar en el entorno a la que se percibía antes de la reforma eléctrica. “No será difícil llegar a un nivel de retribución como el que había antes”.

El recortazo de Rajoy y Soria

El Gobierno aprobó en junio del año pasado uno de los puntales de su reforma eléctrica. Tras ir introduciendo durante dos años medias con las que se recortaron los costes del sistema en muchas partidas, se subieron o se crearon nuevos impuestos, se creó un nuevo modelo de formación de precios, el Ministerio de Industria consumó el duro recorte de las retribuciones que recibían las renovables, cogeneración y residuos (y que en 2013 alcanzaron los 9.000 millones de euros).

El decreto impulsado por el ministro José Manuel Soria puso fin al anterior sistema de primas y creó un nuevo modelo de retribución para renovables, cogeneración y residuos basado en una rentabilidad “razonable” durante toda la vida de las instalaciones, en función de la tecnología que utilizan y de su antigüedad (no de la energía que producen). Y el nuevo sistema se aplicó con carácter retroactivo, lo que en algunos casos se tradujo incluso en la retirada total de los incentivos (como sucede con todas las plantas eólicas anteriores a 2005, un tercio del total).