La fragata Canarias ha rescatado hoy frente a las costas de Libia a 517 inmigrantes que navegaban a la deriva en una pequeña embarcación y se dirige hacia el puerto italiano de Lampedusa, adonde tiene previsto llegar en las próximas horas para el desembarco de los rescatados.

En la embarcación, de tan solo 20 metros de eslora, iban 442 hombres, 40 mujeres y 35 niños, entre ellos dos bebés, que intentaban llegar a Europa, según han informado fuentes del Estado Mayor de la Defensa citadas por la agencia Efe.

El buque de la Armada, que está desplegado en el Mediterráneo central dentro la misión europea Eunafvfor Sophia de lucha contra el tráfico ilegal de personas, ha recibido esta madrugada una llamada del avión de patrulla marítima que sobrevolaba la zona informando del avistamiento de la embarcación.

Se trataba de un viejo pesquero de madera a la deriva con medio millar de personas a bordo en unas condiciones “muy precarias”, en cuyo rescate los 200 militares que componen la fragata española, en colaboración con las embarcaciones neumáticas del buque británico Richmond, han invertido más de seis horas.

Una vez alojados en la cubierta de la Canarias, los inmigrantes han recibido mantas, ropas de abrigo, comida, agua y asistencia médica.

Eunavfor Med Operación Sophia es una misión de carácter multinacional liderada por la Unión Europea y aprobada por el Consejo Europeo el pasado 18 de mayo que contribuye a prevenir la pérdida de vidas en el Mediterráneo.

El cometido de la fragata Canarias es contribuir a interrumpir las redes de tráfico ilegal que actúan a través del Mediterráneo central mediante la interceptación de los barcos que trafican con personas.