La oposición se compromete con un futuro en el que las renovables sean protagonistas, en que se recupere la seguridad jurídica y en el que se impulse el autoconsumo. El PP se borra de un debate organizado por la patronal fotovoltaica UNEF en el que su reforma eléctrica y su impuesto al sol quedaron sin defensa.

La energía promete ser uno de los temas que tendrán protagonismo durante la campaña electoral (protagonismo relativo, claro, no exageremos). Las eléctricas han entrado en campaña con una cascada de informes en los que piden sacar de la factura multitud de conceptos, en los que se caricaturiza el autoconsumo como un riesgo para todo el sistema eléctrico nacional… La Fundación Renovables, el think tank de las energías verdes, ha lanzado más de 300 propuestas que espera ver en los programas electorales de todos los partidos. Y los lobbies de todo signo van y vienen en busca de cariño por parte de los partidos con posibilidades de cara al 20-D.

Y en plena precampaña, la patronal fotovoltaica UNEF ha organizado en Madrid un foro internacional de dos días para analizar los problemas del sector y también las oportunidades futuras incluso cuando vienen mal dadas, porque las empresas del sector parece convencido de poco vale hablar sólo de sus problemas.

Y en este foro, los partidos de la oposición mostraron sus cartas en materia energética para la próxima legislatura. Lo hizo sólo la oposición, porque el PP rechazó la invitación (“Creo que no quedaba nadie en el PP al que no hayamos invitado a venir”, decía una fuente de UNEF). Así que la reforma eléctrica del Gobierno de Rajoy (con su recorte de primas y su retroactividad) y el recién aprobado decreto de autoconsumo (con su ‘impuesto al sol’) se quedaron sin nadie que los defendiera y con todos los intervinientes con ganas de criticarlos.

PSOE, Ciudadanos, Podemos e Izquierda Unida -con un auditorio deseando oírlo- se comprometieron a promover una auditoría de todo el sistema eléctrico español después de las elecciones del 20 de diciembre. El objetivo: conocer cuánto cuesta generar energía con cada una de las tecnologías del sistema, cuánto distribuirla y cuánto limpiarla en el futuro (un recado a las nucleares).

Y una vez que se conozcan con exactitud los costes de cada tecnología, los cuatro partidos pretenden reorganizar el mix energético del país para utilizar las tecnologías más eficientes y, lo tienen claro, elevar el protagonismo de las energías renovables para fomentar más y mejor la lucha contra el cambio climático.

“La auditoría servirá para poner de relevancia que hay tecnologías que están sobrerretribuidas”, avisó Pilar Lucio, del PSOE. Desde el sector renovable se señala tradicionalmente a la nuclear y la hidroeléctrica como tecnologías con una retribución excesiva por tener amortizadas con dinero público sus instalaciones y por externalizar a toda la sociedad parte de sus costes.

“Cuando sepamos lo que cuesta generar, limpiar y transportar cada energía –con sus costes directos e indirectos- podremos impulsar un mix más sostenible ambiental y económicamente”, apuntó David López, de Ciudadanos. “Conociendo el coste real de cada energía podremos ajustar el mercado mayorista y crear un sistema que cambie la manera de retribuir cada tecnología”, subrayó Iñigo Ramiro, de Podemos.

En paralelo, todos los partidos ratificaron su compromiso de derogar el nuevo decreto de autoconsumo aprobado por el Gobierno y sustituirlo por una regulación que no contenga el polémico ‘impuesto al sol’ (los cargos especiales que pagan todos los autoconsumidores que no se desenganchen por completo de la red eléctrica). “El real decreto parece dictado por el oligopolio eléctrico”, dijo el representante de Podemos, que aseguró tener ya listo el borrador para una nueva regulación sobre el autoconsumo que podría aprobarse automáticamente. “Le auguramos una vida muy corta al decreto”, bromeó el miembro de Ciudadanos.