Orange ha anunciado su compromiso de llegar a 14 millones de unidades inmobiliarias con fibra óptica hasta el hogar (FTTH) en España en 2020, frente a los 5,2 millones a los que llega actualmente y los 10 millones que espera alcanzar a finales de 2016.

El nuevo plan de despliegue supone multiplicar por casi 2,7 su huella de fibra actual a cinco años vista e incrementar, según la compañía, en un 40% su ambición de despliegue anterior en un horizonte temporal de cuatro años (pero distinto). Es decir, realmente no se puede hablar de un aumento, ya que la compañía de origen galo todavía no había dado constancia hasta la fecha de lo previsto para 2020. Por lo tanto, no se sabe con exactitud si mejorará o no las cifras previstas (pero no públicas) para 2020.

No obstante, con este despliegue, la filial española de Orange espera lograr una cobertura superior al 80% en todas las poblaciones de más de 20.000 habitantes en 2020. La compañía ha indicado que la inversión acumulada en fibra, sumando el esfuerzo realizado por Jazztel y Orange hasta ahora y el que piensa realizar la compañía integrada, ascenderá a entre 1.500 y 1.700 millones de euros a finales de este periodo.

A este esfuerzo se suma a los 1.500 millones de euros que la compañía está invirtiendo en su despliegue de 4G con el objetivo de alcanzar con tecnología 4G al 85% de la población española en cerca de 1.300 municipios a final de este mismo año y ampliar hasta el 95% en 2017.

La filial de Orange en España, tras la compra de Jazztel, se coloca como líder del grupo en lo que hogares cubiertos con fibra se refiere, por delante, incluso, de Francia (sede de la multinacional), donde actualmente cuenta con cerca de 4,6 millones de hogares conectados.

Otros operadores

En cuanto a los planes de despliegue de sus rivales, el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, anunció el pasado mes de septiembre el compromiso de la compañía de ofrecer cobertura de fibra en todos los hogares españoles a 2020, aunque condicionado a una regulación basada en la inversión y en la innovación y que les permita competir en un “plano de igualdad” con el resto de operadores.

En concreto, Telefónica, que tiene cerca de 12 millones de unidades inmobiliarias en cobertura de fibra actualmente, prevé pasar de una cobertura de fibra del 50% en 2015 al 97% en 2020, es decir, llegar a localidades de hasta 500 habitantes, incluso de menor tamaño, con fibra.

Por su parte, Vodafone espera cerrar el año con más de 8 millones de unidades inmobiliarias con fibra. No obstante, la compañía no ha desglosado cuales son sus objetivos de despliegue a medio y largo plazo en el país.