Un estudio de la Fundación Everis revela que los perfiles preferidos por las empresas son los de los jóvenes que han concluido sus estudios en las carreras de Derecho, Economía y Administración y Dirección de Empresas (ADE). Son mucho más suculentos que los titulados en alguna rama científica o en ingenierías.

Un 40,2% de las contrataciones de recién titulados que hacen las empresas va al grupo de licenciados en las carreras económicas y en Derecho, frente a al 27,6% de jóvenes científicos.

Pero eso sucede en los casos en los que tienen suerte, dada la penosa situación que ha reservado la economía española para los jóvenes en el mercado laboral, con más de la mitad de ellos en el paro. El estudio de la organización sin ánimo de lucro de la consultora Everis respalda esta tendencia: de las 7.473 empresas con las que se ha puesto en contacto, el 77% reconocen que no han fichado a ningún recién titulado en los últimos 5 años.

Solo un 4,8% de las empresas se interesa por los perfiles de titulados en Humanidades

Los licenciados menos demandados por las compañías son los que han cursado Humanidades, con tan solo el 4,8% de las empresas interesadas en estos perfiles, mientras que los de la categoría de Salud y Bienestar se han quedado representan el 9,7%. A medio camino entre los populares y los parias están los estudios en informática y en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), con un 17,7%.

Otro de los datos que alarma a los promotores de este estudio es la escasa movilidad de los licenciados, ya que hay 10 universidades españolas con más de un 90% de alumnos que acaban trabajando en la misma comunidad autónoma que su alma mater. El presidente de la Fundación Everis, Eugenio Galdón, se ha mostrado preocupado por esta circunstancia durante la presentación del informe: “Parece que estudian en ese sitio y no se mueven”, ha afirmado.

A Galdón, fundador de ONO, también le chirrían los datos sobre las aptitudes que buscan las empresas en los jóvenes. Las cualidades de los recién licenciados que más valoran las compañías son la honestidad y el compromiso ético, en primer lugar, y la capacidad de aprendizaje y adaptación al cambio, en segundo lugar, frente a la formación técnica.

“En realidad el empleador cuando busca un egresado piensa ‘con que sea un buen tío y sepa aprender, del resto ya me ocupo yo’”, ha criticado.

La mejor formación

El estudio de la fundación también ha servido para elaborar varios rankings con las mejores universidades por tipo de titulación.

En las de ADE, Económicas y Derecho, las tres con los recién titulados mejor evaluados son la Universitat Pompeu Fabra, la Pontificia de Comillas y la de Alicante, mientras que en Ciencias e Ingenierías las más valoradas son la Universidad Politécnica de València, la de Navarra y la Politécnica de Madrid.

En lo que respecta a Humanidades, las predilectas son la Universidad de Sevilla, la Autónoma de Barcelona y la Complutense de Madrid. En Informática y TIC sobresalen la Politécnica de Catalunya, la Rey Juan Carlos y la de Alcalá. Finalmente, en Salud y Bienestar destacan la Universidad de Navarra, la Católica San Antonio de Murcia y la de Cádiz.

Universidad útil para las empresas

Tanto Galdón como la presidenta de la fundación para la innovación tecnológica Cotec, la exministra Cristina Garmendia, han coincidido en afirmar que la universidad tiene que ser un puente que conecte con las empresas.

No obstante, Garmendia ha asegurado que “el entorno universitario es rígido”. “La cooperación entre universidad y empresa no es suficiente. La universidad tiene que abrirse mucho más a todo su entorno, pero la empresa también”, ha precisado la exministra.

En este sentido, Garmendia ha abogado por acoger más perfiles profesionales en la universidad. “Un Amancio Ortega no podría ser un profesor titular de universidad, no cumple los requisitos. Un Steve Jobs tampoco”, ha advertido.

Pero las universidades se harían un flaco favor a sí mismas si Amancio Ortega, un hombre exitoso pero sin estudios universitarios, acabara de profesor.