Olvídate de ese amigo que no se separa del móvil. Es un aficionado. El coloso de los videojuegos Activision Blizzard ya es, oficialmente, quien más se ha gastado nunca en Candy Crush. Y es que la compañía que dirige Bobby Kotick ha anunciado la compra de King Digital Entertainment por 5.900 millones de dólares. Esto incluye su estudio barcelonés, que ha creado títulos como Bubble Witch Saga 2 , Diamond Digger Saga o Papa Pear Saga .

El estudio radicado en la Ciudad Condal que dirige Manel Sort no sólo ocupó en 2013 una posición relevante en el estudio de los mejores lugares para trabajar, sino que se encuentra en plena expansión, con varias decenas de posiciones abiertas. ¿Afectará la compra al centro de producción local? 

A priori, parece que no. King, con más de 1.600 trabajadores en todo el mundo, funcionará como una operación independiente liderada por su CEO, Riccardo Zacconi. Fue el mismo sistema que se utilizó tras la adquisición de Blizzard por Activision en 2008 por 18.900 millones.

De esta operación nace una de las mayores compañías globales de videojuegos, con más de 500 millones de usuarios activos mensuales en 196 países. Un par de datos: En 2014 más de 150 millones de personas gastaron más de 12.000 millones de horas en juegos de Activision Blizzard. Entre estos destacan Call of Duty, una de las franquicias más rentables de todos los tiempos, con casi 200 millones de unidades vendidas y un claro liderazgo en eSports. Sin olvidar clásicos como World of Warcraft, Hearthstone, Skylanders, Destiny o Diablo. Al mismo tiempo que se anunciaba la operación, salía a la luz el primer avance de la nueva película de Warcraft, producida por Legendary, dirigida por el siempre interesante Duncan Jones (Moon, Código Fuente) y sin grandes estrellas en el reparto.

King, por su parte, presume de 340 millones de usuarios únicos mensuales –si bien este número ha descendido en el último año, del mismo modo que los ingresos, que cayeron un 12% en el primer semestre de su ejercicio fiscal–. Así como de dos de los cinco juegos para el móvil que más dinero ganan en EEUU y franquicias populares como Candy Crush, Pet Rescue Saga, Bubble Witch o Farm Heroes.

El precio pagado por King supone una prima del 20% sobre la cotización de casi 15 dólares del pasado 30 de octubre, pero es una bicoca si pensamos que el año pasado la compañía salió a bolsa con una valoración superior a los 7.000 millones de dólares, que se hundió el mismo día del cierre. Ahora mismo, nadie tiene del todo claro si Activision Blizzard ha comprado el grupo de juegos para el móvil que necesita para crecer en el futuro o si ha apostado demasiado por una compañía que, como ya sucedió con Zynga, disfrutó de un éxito muy puntual y se ve rebasada.

En una conferencia con analistas, Kotick subrayó la importancia de mejorar su oferta móvil y recordó que su cartera de marcas abarca 35 años de historia del videojuego que pueden ser adaptadas para el móvil. Aunque no citó títulos concretos. 

¿A favor de la adquisición? Nadie puede negar que King domina los mecanismos del free to play, la adictiva dinámica que permite a los jugadores disfrutar gratis del juego pero pagar para conseguir jugar más o mejor. Una dinámica que atrapa a los consumidores de videojuegos no tradicionales y que, cada vez más, se está expandiendo a todos los segmentos de la industria.

De lo que nadie puede dudar es de que Candy Crush es uno de los juegos más adictivos de todos los tiempos. Y no lo sabe sólo cualquiera que haya soñado con las palabras sweet, tasty, delicious o divine sabe de lo que estamos hablando. Desde hace tiempo, los científicos estudian estos mecanismos y cómo la ilusión de control es clave para mantener la adicción al juego. Ahora habrá que ver si Activision Blizzar consigue ganar la partida a otros gigantes como Electronic Arts o Ubisoft.