“¿De qué ciudad vienen?” Ese era el único aporte estadístico que muchos museos regionales proporcionaban con la llegada de turistas. Ahora gracias al big data y la analítica de datos se puede saber algo más que la ciudad de procedencia, y ese es el hueso que ha enganchado el sector turístico y no quiere perderlo.

Atrás quedaron los tiempos de datos a mediohacer o las ofertas turísticas que no satisfacían del todo. Ahora cada cliente tendrá lo que quiere gracias a que las empresas podrán conocer de antemano todos sus gustos. Y es que los avances tecnológicos, con nuevas aplicaciones que permiten personalizar la experiencia del viajero marcan la evolución del sector turístico mundial en 2015, según se ha revelado la Feria Mundial del Turismo de Londres.

En su informe sobre tendencias, la World Travel Market (WTM) londinense, junto con la firma de estudios de mercado Euromonitor Internacional, predice que el futuro del sector turístico pasa por aprovechar las posibilidades que ofrece la tecnología “para ofrecer un servicio a medida del cliente”. “Gracias al análisis de megadatos y a la tecnología de móvil, el turismo se está transformando con la introducción de la personalización”, ha manifestado la analista Nadejda Popova.

Además, las reservas a través de móvil se han consolidado, con un valor de 96.000 millones de dólares en 2014, lo que se incluye en un total de 1,1 billones de llegadas a destinos de vacaciones, un 4,3% más que el año anterior. Para 2015, se prevé que las llegadas turísticas crezcan a un ritmo inferior, del 3,7%, debido en parte a la ralentización de mercados emergentes, en particular China, de donde el año pasado salieron 84 millones de viajeros, señala Popova.

La expansión del “turismo inteligente”, por el que las empresas de servicios de internet anticipan las necesidades e intereses de sus usuarios, ha posibilitado, por ejemplo, el crecimiento como destino turístico de ciudades antes excluidas del circuito. En este sentido, las aplicaciones que seleccionan urbes y barrios de moda o restaurantes imprescindibles han propiciado el surgimiento del turismo “moderno,” que ha revolucionado “las escapadas de fin de semana” en Europa, según el informe.

Los cambios en el ámbito empresarial

Otra tendencia turística debatida en la Feria Mundial del Turismo, que se celebra hasta el jueves en el recinto ExCel del este de Londres, es que “hay un creciente número de empresas de Estados Unidos que ofrecen a sus trabajadores tiempo ilimitado de vacaciones“. Esta medida, introducida por firmas como Virgin Group, Netflix o Evernote y que favorece la motivación del personal -hay empresas que hasta ofrecen dinero para gastos-, “beneficiará a los empleados y al sector turístico”, señala el estudio de la WTM.

Por otra parte, la proliferación de centros de desarrollo informático y tecnológico en multitud de países africanos está propiciando el crecimiento de los viajes de negocios al continente.

El big data como clave del cambio

Saber de qué ciudad vienen los clientes a tu hotel o restaurante está muy bien. Pero conocer de dónde vienen, dónde han estado, y dónde irán después, sin duda está mucho mejor. Eso se puede conseguir gracias a la implantación del big data y su consiguiente recopilación de información mediante los cruces de datos bancarios, gestiones con las oficinas de turismo, y la propia recogida de datos directa que puede proporcionar el cliente con su dispositivo móvil. Asimismo, todo lo relacionado con el dinero debe ser otra necesidad de información fundamental para las empresas del sector hostelero. Cuánto se pueden gastar sus clientes, y cómo lo harán, determinará gran parte de los servicios que se puedan llevar a cabo.

Así pues, una vez que se han tomado todos los datos extraídos de la manera anteriormente citada, habrá una certeza casi absoluta de lo que hace una persona en una ciudad, o en el lugar que se hospeda. Es decir, a parte de conocer que está 10 días en un hotel, sabremos si ha contratado excursiones, si le gustó, si lo volverá hacer… Todo con la exactitud que deja tras su huella digital y las informaciones que transfiere con sus gastos bancarios, etc.

Por otra parte, y con la garantía tecnológica que ofrece el big bata y los centros de datos de los actores que intervienen en el proceso, no habrá pérdida de información, ni ficheros que no se recuperan. Así pues, una aplicación práctica del big data nos conduce a una informatización solvente para disponer de todo cuando sea preciso.

Por último, una ayuda directa que puede ofrecer el conocimiento al detalle de las personas tiene que ver con la segmentación. Se acabó publicitar un Hotel en áreas donde nadie tiene una tipología de cliente que se adapte, o se puede poner fin a ciertos platos en restaurantes que nadie tiene pensado comer porque nunca lo ha hecho.