Mundosenior no ha conseguido paralizar el reparto de la gestión del programa de turismo social. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha desestimado el recurso presentado por Globalia y Barceló contra la adjudicación a Mundiplan (la unión de Iberia, Gowaii, Alsa e IAG7) del lote más codiciado, el de los viajes a Canarias y Baleares, según confirman a SABEMOS fuentes conocedoras del expediente.

Varapalo para Globalia y Barceló en su intento de revocar el reparto de los viajes del Imserso y volver a hacerse con el control de todos los lotes. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, adscrito al Ministerio de Hacienda, ha decidido desestimar el recurso presentado por ambos grupos (unidos bajo la enseña Mundosenior) con el que intentaban paralizar la adjudicación a Mundiplan (la unión de Iberia, Gowaii, Alsa e IAG7) de la gestión del lote de los viajes a Canarias y Baleares, el paquete más codiciado por ambos rivales por concentran el 70% del negocio aéreo de todo el programa.

El Gobierno ya había desbloqueado la venta de los viajes para mayores con destino a la costa y al interior peninsulares, pero el recurso de Globalia y Barceló contra la cesión de una parte a Mundiplan había dejado paralizado el arranque de la comercialización de este paquete. La puesta en marcha de la venta de estos paquetes ahora queda en manos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), dependiente del Ministerio de Sanidad, que podría anunciar su inicio también con carácter inmediato.

Mundosenior cumplió su amenaza hace dos semanas y finalmente presentó formalmente el recurso contra la nueva adjudicación del concurso de viajes del Imserso. Y, además, lo hizo por partida doble: por un lado, impugnó la resolución del concurso ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC); y por otro, presentó un segundo recurso en la Audiencia Nacional contra el propio TACRC por su decisión de revocar la anterior adjudicación y obligar al Imserso a volver a evaluar las ofertas. El primer de ellos suponía la suspensión automática de la venta del lote afectado, el de los viajes a las islas, mientras que la impugnación ante la Audiencia no implicaba la paralización del programa.

Globalia y Barceló no quieren perder el control total de los viajes del Imserso que han mantenido durante más de dos décadas. Por ello, los dos grupos turísticos recurrieron la adjudicación que cede el lote más codiciado a Mundiplan. La unión de Globalia y Barceló denunciaba en su recurso que su rival no puede ser adjudicatario de ningún lote de los viajes para pensionistas porque dos de sus miembros (Iberia y Alsa) no cuentan con la licencia de agencia de viajes que exigiría el contrato. Fuentes conocedoras del expediente explican a SABEMOS que el Imserso ya avaló la composición de los dos consorcios al inicio del proceso y, si alguno no hubiera cumplido con los requisitos, no habría podido siquiera haber presentado su oferta.

El Gobierno confirmó el 7 de octubre a las partes la adjudicación formal del megacontrato de los viajes del Imserso, valorado en 1.200 millones para los próximos cuatro años. El Imserso tuvo que volver a evaluar parte de las ofertas presentadas para hacerse con el concurso, después de quedar anulada por un tribunal la anterior adjudicación por irregularidades en la valoración de las ofertas. La nueva resolución corregía la anterior (que adjudicaba todo el programa a Mundosenior) y repartía entre los dos grupos de empresas la gestión de los viajes de pensionistas para los próximos años. Con la nueva resolución Globalia y Barceló mantienen la explotación de dos de los tres lotes del concurso, las que comprenden los viajes a las costas españoles y a los destinos de interior. Mientras que Mundiplan gestionará el lote más codiciado, el de los viajes a Baleares y Canarias.

En paralelo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) anunció en agosto la apertura de un expediente sancionador contra Globalia y Barceló por cómo se han repartido el programa de viajes del Imserso durante los últimos veinte años. Ambas compañías ya fueron sancionadas (junto a Marsans y Viajes Iberia) en el año 2000 por prácticas anticompetitivas en la presentación de ofertas a estos concursos, y la CNMC cree que esas prácticas han continuado hasta la actualidad.