El Govern de Cataluña ha avalado este martes la decisión de la la Mesa del Parlament de aprobar la tramitación de la resolución soberanista de JxSí y la CUP, y ha pedido “respeto” para la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, cuestionada por la oposición por sus decisiones de los últimos días.

En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, la portavoz del Govern, Neus Munté, ha defendido que la convocatoria de la Junta de Portavoces ha sido “pertinente”, pese a que la oposición ha criticado que no debería haberse celebrado porque el PP aún no se ha constituido como grupo.

“La Junta se ha hecho con todas las garantías. Respetamos la decisión que se ha adoptado”, ha zanjado la también consellera de Bienestar y Familia, citada por la agencia Europa Pres. Tanto la Mesa del Parlament como la Junta de Portavoces, ha asegurado, han actuado conforme al reglamento de la Cámara.

Munté también ha calificado de “amenazas” que C’s, PSC y PP hayan anunciado recursos al Tribunal Constitucional contra la reunión de la Junta de Portavoces y también contra la resolución soberanista que pretende que el Parlament inicie el camino hacia la independencia de Catalunya.

Para el Govern es “poco democrático” que los tres partidos busquen mecanismos para retrasar o impedir el debate sobre la resolución, un texto que Munté considera perfectamente legítimo ya que lo avala una mayoría de diputados en el Parlament: JxSí y la CUP.

C’s, PP y PSC han anunciado recursos al TC contra el contenido de la resolución porque la ven manifiestamente inconstitucional y también contra la propia celebración de la Junta de Portavoces porque consideran que debería haber esperado a que el PP se hubiera constituido como grupo.

RESPETO INSTITUCIONAL

Sobre Forcadell, Munté ha lamentado declaraciones recientes como las del líder del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, y el portavoz de SíQueEsPot, Joan Coscubiela, que han acusado a la presidenta de no respetar su papel institucional y plegarse a los deseos los dos grupos soberanistas de la Cámara.

“Pedimos el máximo respeto por la institución del Parlament y por la figura de su presidenta. Con descalificaciones se hace muy difícil cualquier intento de diálogo. El respeto institucional tiene que prevalecer por encima de todo”, ha concluido la portavoz.