Cuando se cumplen 15 años de actividad humana ininterrumpida en la Estación Espacial Internacional, Scott Kelly bate dos récords de la NASA y se convierte en el americano que ha estado más tiempo en el espacio.

Scott Kelly comenzó en marzo de 2015 una misión de un año de duración en la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) para determinar el impacto físico y psicológico que tienen las misiones espaciales de larga duración en los humanos. El experimento incluye estudios paralelos en Scott y su hermano gemelo Mark, astronauta retirado que está en tierra, con el que se comparan los cambios que sufre Scott durante su viaje espacial.

El 29 de octubre se cumplieron 216 días de la misión y su comandante, que lleva en la ISS desde el primer día, se convirtió en el americano que había vivido el vuelo espacial más largo, título hasta entonces ostentado por Michael López Alegria. Desde Twitter Scott celebró el progreso espacial y dijo que era un honor para él “estar aquí”.

 

 

Además, pocos días antes, el estadounidense lograba otro hito: convertirse en el americano que ha pasado más tiempo en el espacio al acumular un total de 383 días fuera de la Tierra. El 16 de octubre le arrebató el título a Micke Fincke, que aún puede recuperarlo ya que sigue en activo. Les sigue de cerca Peggy Whitson con 376 días, que en 2007 se convirtió en la mujer que había estado más tiempo fuera de la Tierra.

 

Pero 55 años de viajes espaciales dan para mucho y los de la NASA parecen cortos si los comparamos con las marcas que han registrado los rusos: Hasta diecisiete astronautas han estado más tiempo en órbita que Scott, todos procedentes de Rusia o de la antigua Unión Soviética. Es decir, USA ha mandado a más personas al espacio pero Rusia las mantiene allí durante más tiempo.

Gennady Padalka es el hombre espacial por excelencia con un total de 879 días (el equivalente a dos años y cinco meses) en órbita sumando sus cinco viajes. Da la casualidad que esta marca la logró durante su estancia en la Estación Espacial Internacional a principios de año, en presencia de Scott Kelly. En segundo lugar está Sergei Krikalev con 803 días espaciales. Es considerado “el último ciudadano soviético” ya que en 1991 salió del planeta como ciudadano de la URSS pero volvió como ruso tras desintegrarse su estado durante el viaje.

La Expedición 45, en la que trabaja Scott Kelly, es, de momento, el octavo viaje espacial más largo de la historia, lejos aún de los 22 meses que pasó del tirón Valery Polyakov en la estación MIR en los años 1994 y 1995.