La presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, ha convocado para mañana a las 10.15 horas la primera reunión de la nueva Junta de Portavoces de la Cámara con el objetivo de acelerar la tramitación de la resolución pactada por Junts pel Sí (JxS) y la CUP para declarar el inicio del proceso hacia la independencia.

La Junta de Portavoces aún no se ha podido reunir hasta ahora al estar pendiente de que el PP constituya formalmente su grupo parlamentario y determine quiénes son sus portavoces, pero Forcadell ha decidido convocar ya la primera reunión e invitar a los populares a enviar a algún representante, según ha informado Efe.

Forcadell tiene previsto dirigirse este mismo lunes por escrito a los diputados del PP para pedirles que, si no han podido constituirse aún como grupo, designen a algún representante para asistir al encuentro de mañana.

En el encuentro se abordarán las solicitudes de reconsideración del acuerdo de admisión a trámite de la propuesta de resolución acordada por JxS y la CUP, peticiones presentadas por Ciudadanos y el PSC, con el apoyo de los diputados del PP.

PP advierte contra la convocatoria

Al respuesta a estas informaciones, el diputado del PP en el Parlament Enric Millo ha pedido a Carme Forcadell que retire la convocatoria de Junta de Portavoces porque, en caso contrario, el grupo popular presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

En rueda de prensa tras una reunión del PP catalán, Millo ha criticado el uso “partidista, sectario y antidemocrático de la Mesa” del Parlament y ha anunciado que este mismo lunes se han registrado 11 textos –uno por diputado del PP– dirigidos a la presidenta para que no se celebre esa Junta.

Millo ha afirmado que se dirigirán primero a Forcadell, porque es quien debe defender los derechos de los diputados, y acudirán al TC sólo si reciben una respuesta negativa: “La propia presidenta, de forma paradójica, sería la que estaría vulnerando los derechos de los diputados”, ha declarado, citado por Europa Press.

9 de noviembre

La intención de JxS y la CUP es que el próximo 9 de noviembre se celebre el pleno extraordinario para aprobar su resolución, antes de que por la tarde arranque el debate de investidura. No obstante, para dar trámite al texto es necesario primero que se reúna la Junta de Portavoces.

El plazo formal que tiene el PP para constituir su grupo finaliza este próximo viernes a las 9.30 horas, pero si Forcadell hubiese esperado a esa fecha para convocar la Junta de Portavoces se habría comprimido enormemente el calendario para poder celebrar el pleno extraordinario el 9 de noviembre.

De ahí que Forcadell haya decidido acelerar todos los trámites y avanzar a mañana la primera reunión de la Junta de Portavoces, que se celebrará a continuación de la convocada por la Mesa del Parlament a las 10.00 horas.

Forcadell se ha dirigido por carta a los grupos para convocarles a la Junta de Portavoces de mañana, invocando el artículo 35.2 del reglamento de la cámara, que indica que este órgano es convocado por la presidencia del Parlament, a iniciativa propia o a petición de dos grupos parlamentarios o de la quinta parte de sus miembros.

En la reunión de mañana, la Mesa escuchará el criterio de los portavoces de cada partido en relación con las peticiones de C’s, PSC y PP de que se reconsidere la admisión a trámite de la resolución independentista de JxS y la CUP. La mayoría de JxS en la Mesa -cuatro de los siete miembros- garantiza que la propuesta de resolución salvará este escollo y podrá continuar su tramitación.

Se abrirá entonces el periodo de 48 horas para que los grupos presenten enmiendas al texto y, el viernes, ya con el grupo del PP constituido y con el plazo de enmiendas finalizado, la Junta de Portavoces volverá a reunirse, esta vez para fijar la fecha del pleno extraordinario, muy probablemente el 9 de noviembre.

Recurso de amparo

El jefe de filas del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, anunció ayer la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) para que “anule la celebración del pleno de desconexión” de Cataluña, en el que Junts pel Sí y la CUP quieren aprobar la resolución independentista.

El conseller de la Presidencia, Francesc Homs, ha garantizado este lunes que la resolución se votará con toda seguridad la próxima semana, aunque el TC acabe suspendiendo el pleno, porque existen “mecanismos alternativos para votar”.