En la madrugada de este domingo se cumplirán 3 años del accidente del Madrid Arena de 2012, en el que 5 jóvenes perdieron la vida tras una avalancha de personas que se concentraron en uno de los vomitorios. La delegada de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, ha asegurado que con las medidas de seguridad actuales no se podría generar una situación similar.

Es más, lo que pasó hace tres años “sería impensable” con las medidas que ha implantado el consistorio, ha afirmado la concejal tras una visita a las instalaciones. Mayer sale así al paso de algunas informaciones publicadas que hablan de deficiencias en la seguridad del recinto.

“Nunca se va a repetir una fiesta como la que tuvo lugar hace 3 años aquí en el Madrid Arena”, ha subrayado la delegada de Cultura, quien ha descartado “rotundamente” la posibilidad de que se organice un evento igual de multitudinario.

Mayer ha descartado “rotundamente” la posibilidad de que se organice un evento igual de multitudinario en el Madrid Arena

En el accidente de 2012 hubo un problema de aforo; el juez que instruye la causa halló 16.000 entradas, frente a las 10.000 personas de máximo permitido, aunque algunas revelaciones apuntan a que se vendieron 22.000 tickets para acceder a la macrofiesta en la que pinchó, entre otros, el DJ Aoki.

El actual responsable de Seguridad de la empresa municipal encargada de gestionar el pabellón multiusos –Madrid Destino-, Raúl Valera, ha reiterado en varias ocasiones que el Madrid Arena es un edificio seguro, al tiempo que ha explicado que el sistema de control de entradas mediante pistolas lectoras de códigos de barras impide que se pueda acceder con tickets duplicados.

También ha subrayado que la empresa supervisa la seguridad de cada evento, aunque haya sido organizado por otra compañía, y que coordina los protocolos de seguridad con las autoridades sanitarias y policiales.

Unos protocolos que Valera no ha compartido totalmente con los periodistas que han acudido a la visita a las instalaciones del Madrid Arena; el responsable de seguridad de Madrid Destino no ha querido revelar el número de vigilantes que se despliegan para cada tipo de acontecimientos, ya que es una información que sólo da a las autoridades a la hora de planificar los eventos.

“Nunca se puede delegar la responsabilidad de controlar el aforo en un edificio público a ninguna empresa”, ha afirmado Mayer

Para abundar en el mensaje de tranquilidad, tras algunos problemas con el aforo durante un acto con el culturista y actor Arnold Schwarzenegger, Mayer ha indicado que el Ayuntamiento tiene la capacidad de supervisar la seguridad de los eventos. “Nunca se puede delegar la responsabilidad de controlar el aforo en un edificio público a ninguna empresa. Por eso hemos tomado medidas concretas para controlar el aforo”, ha añadido.

En cuanto a otra de las críticas, la falta de licencia de funcionamiento, Mayer ha recordado que los edificios municipales no la necesitan. “Ahí hay contradicciones, hay lagunas legales, hay cosas que no están resueltas todavía porque hay informes contradictorios. En este sentido, hay un proceso judicial. Vamos a esperar a que se resuelva ese proceso judicial y vamos a acatar lo que digan los tribunales”, ha concluido.

El juicio

Todavía no se ha celebrado el juicio por la tragedia del Madrid Arena de 2012, aunque está previsto que comience la vista oral el próximo 12 de enero.

Por el momento, el principal acusado de la causa, el promotor de la fiesta Miguel Ángel Flores, está en libertad tras pagar una fianza de 200.000 euros, pero se va a sentar en el banquillo por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y treinta delitos de lesiones por imprudencia.

Hasta enero, Flores proseguirá con su vida normalmente. Incluso, como apuntan algunas informaciones, está relacionado con la apertura de otros centros de ocio. Todo un emprendedor.