BBVA registró un beneficio atribuido de 1.702 millones de euros en los nueve primeros meses de este año, lo que supone un descenso del 11,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, tras la venta parcial de CNCB y la desinversión de CIFH, y la adquisición de Catalunya Banc y del 14,89% de Garanti.

Sin considerar los impactos extraordinarios de dichas operaciones corporativas cerradas en lo que va de año, la entidad ganó 2.815 millones de euros, un 45,9% más, según ha anunciado este viernes el banco, citado por la agencia Europa Press.

Tras la adquisición del 14,89% de Garanti, BBVA lo incorpora en sus cuentas por el método de integración global en el tercer trimestre. La puesta a valor razonable del 25,01% que ya poseía del banco tiene un impacto contable negativo, sin salida de caja, de 1.840 millones de euros en el beneficio atribuido consolidado del grupo.

En concreto, la entidad arrojó unas pérdidas de 1.057 millones de euros en el tercer trimestre, frente a ganancias de 601 millones de euros del mismo periodo del año anterior, por el saneamiento en las cuentas del banco turco.

“En un entorno tan complejo, el incremento de los ingresos a ritmos de doble dígito demuestra la capacidad de crecimiento y la recurrencia en resultados del grupo BBVA”, ha subrayado el consejero delegado, Carlos Torres Vila.

La tasa de mora del grupo BBVA mejoró hasta el 5,6% a cierre de septiembre, frente al 6,1% de un año antes, con una cobertura del 74%.

Entre enero y septiembre, el margen de intereses se incrementó un 10,5% en términos interanuales, hasta 12.011 millones de euros. Sin el efecto de las divisas, subió un 19,4%.

Los resultados por operaciones financieras (ROF) de los últimos tres meses se vieron negativamente afectados por la volatilidad en los mercados. Con todo, en la cuenta acumulada en el año, el margen bruto ascendió a 17.534 millones de euros (+12,5% interanual). A tipos de cambio constantes, esta línea avanzó un 14,8%.

La variación interanual de los gastos de explotación en los primeros nueve primeros meses del año permaneció por debajo de la del margen bruto, a pesar de la elevada inflación en algunas geografías y los costes de la integración de Catalunya Banc en España.

Por tanto, el ratio de eficiencia mejoró respecto a un año antes, alcanzando un 51,5% a cierre de septiembre. También favoreció el desempeño del margen neto, que se impulsó un 12,8% hasta 8.510 millones de euros, lo que equivale a un 17,0% sin incluir el efecto de los tipos de cambio.

Para obtener una comparativa homogénea con el año anterior, sin el cambio de perímetro en Turquía y excluyendo Venezuela, el margen de intereses ascendió un 16% interanual, hasta 11.162 millones de euros. Sin el efecto de los tipos de cambio, avanzó un 11,9% en el periodo.

El margen bruto creció un 13,8%, hasta 16.703 millones de euros (+9,8% a tipos de cambio constantes), al tiempo que el margen neto se elevó un 15,2% (un 11,7% sin el impacto de las divisas), hasta 8.090 millones de euros.

En términos de solvencia, el ratio CET1 se situó a finales de septiembre en un 11,7%, según la normativa vigente en Europa. Si se aplica el criterio ‘fully-loaded’, el ratio se ubicó en un 9,8%, afectado por la volatilidad en los mercados y la depreciación de las divisas de mercados emergentes frente al euro en el tercer trimestre, la más acentuada en un trimestre desde la crisis de Lehman Brothers.

Por otro lado, el crédito bruto a la clientela aumentó un 18,1% en el último año, hasta 426.295 millones de euros, mientras que los depósitos de clientes se expandieron a ritmos similares hasta llegar a 388.856 millones de euros, con crecimiento en todas las áreas.

ACTIVIDAD EN ESPAÑA: BENEFICIO SE ELEVA UN 32%

La actividad bancaria en España impulsó los ingresos recurrentes (margen de intereses más comisiones) un 8,2% interanual en el tercer trimestre, al tiempo que el margen bruto creció en términos interanuales a doble dígito en el mismo periodo, mientras que el margen neto aumentó un 3,4%.

Las pérdidas por deterioro de activos financieros continuaron reduciéndose entre enero y septiembre, con una caída interanual del 13,4%. La tasa de mora mejoró respecto a junio hasta un 6,7%, con una cobertura del 60%. Entre enero y septiembre, el área ganó 1.101 millones de euros (+32,0% interanual).

La actividad inmobiliaria en España siguió reduciendo su exposición al sector con una caída interanual del 3,2%. Si se excluyen los activos de Catalunya Banc, la reducción fue del 11,3%.

En línea con trimestres anteriores, el área logró generar plusvalías con la venta de inmuebles y aminorar pérdidas, hasta alcanzar un resultado de -407 millones de euros (una mejora del 36,0%) en los nuevos primeros meses del año.

El resultado de BBVA en España -la combinación de la actividad bancaria y la inmobiliaria- generó 694 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento de casi 500 millones de euros interanual.