El director del diario Egin recupera hoy su libertad tras cumplir una condena de siete años. El rotativo fue cerrado al considerarlo un “instrumento del entramado delictivo de ETA-KAS”.

En 1998, la Audiencia Nacional cerró el periódico Egin y ordenó la detención de once responsables del diario por “pertenencia a banda armada” dentro de un macroproceso contra el entramado financiero de ETA. Esta operación (Operación Persiana) llevó a las autoridades a cerrar, durante el mandato de José María Aznar, varios medios vascos afines a la izquierda independentista relacionándolos directamente con la banda terrorista. 

 

 

 

 

 

La condena llegó en 2007 y a Xabier María Salutregi, director de Egin, le cayeron 12 años por “integración en organización terrorista”. En 2009 los tribunales concluyeron que su actividad periodística no podía catalogarse como ilícita y el Tribunal Superior deja sin efecto la declaración de ilicitud de actividades, pero debido al tiempo transcurrido no fue posible reabrir el periódico ni su radio, así que simplemente rebajaron algunas condenas. El Estado tampoco ha ofrecido compensación de ningún tipo a sus trabajadores y responsables.

 

 

 

 

Xabier Salutregi, el que fuera director de este diario cerrado hace 17 años, ha salido hoy de la prisión de Burgos tras cumplir en tres fases los siete años en que se quedó su condena. En una carta enviada desde su celda en 2011 afirmaba ser un “represaliado político, perseguido ideológico” y más recientemente denunció en VICE las incongruencias del proceso, motivado, según él “por la idea paranoide de que todo es ETA”. Desde Twitter se ha podido seguir la puesta en libertad del último periodista español encarcelado. Salutregi ha sido recibido por sus compañeros liberados antes que él y, por lo visto, han tenido problemas en el viaje de vuelta a casa.