El holding que agrupa a Iberia, British y Vueling pagará el primer dividendo de su historia el próximo diciembre, a razón de 0,10 euros por acción en efectivo, y unos meses después aprobará un dividendo complementario también a cargo de los resultados de 2015.

Cinco años después de su nacimiento, el holding que agrupa a Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus se dispone a retribuir por primera vez a sus accionistas. El consejo de administración de IAG ha aprobado hoy el primer dividendo de su historia, que consistirá en el pago de 0,10 euros brutos por acción (0,08 euros netos) a partir del próximo diciembre y que serán pagaderos a cuenta de los resultados de la compañía del ejercicio de 2015.

El de diciembre será sólo un primer pago, ya que el grupo pretende aprobar después de la presentación oficial de los resultados financieros de este año otro dividendo suplementario. Con los dos dividendos, IAG completaría así su objetivo de distribuir una retribución al acccionista equivalente al 25% de su beneficio subyacente neto.

En la última junta de accionistas de IAG, celebrada el pasado junio, el presidente del grupo, Antonio Vázquez, ya anunció que antes de que terminara el año anunciarían el pago de un primer dividendo, con lo que se confirmaba así la pretensión anunciada por la compañía el pasado noviembre.

Desde la cúpula de IAG se insiste desde hace meses en que el objetivo es mantener el dividendo de manera “sostenida” y  en que esta nueva política de retribución ha sido posible, muy fundamentalmente, a la dura reestructuración ejecutada en Iberia. Los recortes de plantilla y salariales, y las nuevas medidas de productividad, permitió a aerolínea española obtener ya en 2014 su primer beneficio operativo en seis años, con 51 millones de euros.